Acontecimientos extraordinarios 2012
¡¡¡¡ ESPERA UN MOMENTO !!!


Aun no estas conectado! ingresa a conectar o registrate con nosotros para que asi puedas participar en el foro activamente.

Registrarte consta de unos pocos sencillos pasos, para que luego puedas participar con nosotros

Nota: Si tienes alguna duda o problema al registrarte envíanos un correo a acontecimientos2012@hotmail.com


Conectarse

Recuperar mi contraseña

Mejores posteadores
AnaPaula (17167)
 
Lizz (6111)
 
Argon (3276)
 
enrique echegoyen (2459)
 
muino (2347)
 
fabian.c (1522)
 
richardalberto (1496)
 
alan d (1292)
 
Xerathon (1158)
 
elita (957)
 

¿Te gusta nuestro foro?
Últimos temas
» SEGUIMIENTO DE LA ACTIVIDAD SOLAR
Hoy a las 1:48 am por muino

» SEGUIMIENTO TERREMOTOS MES DE DICIEMBRE 2016
Ayer a las 1:04 pm por fabian.c

» CAMBIO CLIMÁTICOS 2016
Lun Dic 05, 2016 1:43 am por fabian.c

» SEGUIMIENTO TERREMOTOS MES DE NOVIEMBRE 2016
Vie Dic 02, 2016 7:50 am por enrique echegoyen

» VOLCAN YELLOWSTONE: INFORMACION Y CONSECUENCIAS DE UNA ERUPCION
Dom Nov 27, 2016 3:04 am por fabian.c

» La superluna del 14 de noviembre, la más grande del siglo XXI
Jue Nov 03, 2016 9:09 am por Argon

» SEGUIMIENTO TERREMOTOS MES DE SEPTIEMBRE-OCTUBRE-2016
Jue Nov 03, 2016 9:07 am por Argon

» EL FIN DEL MUNDO LLEGARÁ EL AÑO 2060, SEGÚN ISAAC NEWTON
Miér Oct 26, 2016 8:03 pm por ExP10D3R

» El Planeta X no solo puede existir, sino que estaría 'inclinando' nuestro Sistema Solar
Jue Oct 20, 2016 8:37 pm por fabian.c

» Así se creó el Estrecho de Gibraltar hace seis millones de años
Miér Oct 19, 2016 6:31 am por Argon

» Tenerife registra una serie de cerca de cien sismos de baja magnitud
Miér Oct 05, 2016 12:04 pm por Argon

» Uno de los huracanes más poderosos de la última década azota el Caribe
Mar Oct 04, 2016 3:01 pm por Argon

» VOLCANES ACTIVOS EN ESTOS MOMENTOS
Sáb Oct 01, 2016 6:57 pm por fabian.c

» Un eclipse lunar penumbral, el último espectáculo astronómico de 2016
Jue Sep 15, 2016 7:54 am por Argon

» Reportan poderoso tornado en Kansas
Miér Sep 14, 2016 4:14 am por enrique echegoyen

» Hallan en Argentina el segundo meteorito más grande del mundo
Mar Sep 13, 2016 8:12 am por Argon

» Asombrosas imágenes de la Vía Láctea
Jue Sep 08, 2016 12:51 pm por Argon

» Fiebre hemorrágica
Jue Sep 08, 2016 12:15 pm por Argon

» El calentamiento de los océanos amenaza la salud humana
Jue Sep 08, 2016 11:51 am por Argon

» Inversión de los polos magnéticos
Jue Sep 08, 2016 11:43 am por Argon

» Bennu, el asteroide que podría destruir nuestra civilización
Jue Sep 08, 2016 8:06 am por Argon

» Algo extraño sucede en la estratosfera
Miér Sep 07, 2016 8:09 am por Argon

» Video: fuerte ola de calor derrite las calles de India
Vie Sep 02, 2016 8:32 pm por AnaPaula

» PARA COMPARTIR
Vie Sep 02, 2016 7:59 pm por AnaPaula

» SEGUIMIENTO TERREMOTOS MES DE AGOSTO 2016
Jue Sep 01, 2016 12:12 pm por fabian.c

» Un asteroide roza la Tierra un día después de ser detectado
Miér Ago 31, 2016 7:32 am por Argon

» SEGUIMIENTO TERREMOTOS MES DE JULIO 2016
Lun Ago 01, 2016 8:30 am por fabian.c

» Imagenes de ovnis, juzge usted mismo
Mar Jul 19, 2016 2:28 am por ExP10D3R

» SEGUIMIENTO TERREMOTOS MES DE MAYO--JUNIO 2016
Vie Jul 01, 2016 1:15 am por fabian.c

» Crean una prueba de sangre que predice un ataque al corazón con 5 años de antelación
Mar Jun 21, 2016 7:58 am por Argon

¿Quién está en línea?
En total hay 6 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 6 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 622 el Dom Mayo 20, 2012 9:19 pm.
Diciembre 2016
LunMarMiérJueVieSábDom
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031 

Calendario Calendario


¿Está ahora la Tierra más expuesta al gran impacto de un asteroide?

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Está ahora la Tierra más expuesta al gran impacto de un asteroide?

Mensaje por elita el Lun Ago 01, 2011 5:04 pm

Elita
1 Agosto 2011

Un nuevo estudio estima la probabilidad de que ocurra un evento catastrófico como el que se cree exterminó a los dinosaurios


US Geological Service

El cráter Barringer, en Arizona (EE.UU.), formado por el impacto de un meteorito hace 50.000 años

Está la Tierra más expuesta a sufrir ahora el impacto de un gigantesco cometa o asteroide que hace, por ejemplo, 20 millones de años? Varios estudios aseguran haber encontrado variaciones periódicas, con la probabilidad de que estos sucesos aumenten o disminuyan en un patrón regular a lo largo de la historia de nuestro planeta. Ahora, un nuevo análisis realizado por científicos el Instituto Max Planck de Astronomía (MPIA), publicado en las Notas Mensuales de la Royal Astronomical Society, ha realizado una nueva aproximación estadística. Sus resultados indican que, o bien la Tierra tiene las mismas probabilidades de recibir un buen golpe proveniente del espacio que en el pasado o ha habido un ligero incremento en la tasa de incidencia de estos eventos en los últimos 250 años.

Los grandes impactos de cometas o asteroides se han relacionado con varios acontecimientos de [b]extinción masiva en la Tierra, como la desaparición de los dinosaurios hace 65 millones de años. Casi 200 cráteres, algunos de ellos de cientos de kilómetros de diámetro, encontrados en distintas partes del mundo parecen confirmar la existencia de estas colisiones catastróficas. Entender cómo estas tasas de impacto podrían haber variado con el tiempo no es sólo una cuestión académica. Es un ingrediente importante para que los científicos puedan estimar si la Tierra se enfrenta actualmente a un riesgo semejante.


Hallan en la Antártida el mayor cráter de impacto de la Tierra(2010)

Es tres veces mayor que el cráter de Chicxulub donde cayó el meteorito que extinguió a los dinosaurios
Es tres veces mayor que el cráter de Chicxulub, en el Golfo de México, donde cayó el meteorito de 10 km. que extinguió a los dinosaurios hace 65 millones de años. El cráter tiene 500 km. de diámetro (contra los 170 del de Chicxulub) y se formó hace 250 millones de años tras el impacto de un objeto de unos 50 km.
El nuevo cráter, que se encuentra bajo una capa de más de un km. de hielo, fue observado por primera vez en 2006 con los radares de gravedad y subsuelo de los
satélites GRACE, de la NASA, y desde entonces ha despertado el interés de los científicos.






Los datos obtenidos sobre el terreno indican que la impresionante roca espacial cayó hace unos 250 millones de años, coincidiendo con la gran extinción que tuvo lugar en la frontera de los periodos Pérmico y Triásico. Durante aquél trágico episodio, desapareció cerca del 90% de todas las formas de vida del planeta.

Su localización geográfica, al este de la Antártida y debajo de Australia, en la región conocida como


Tierra de Wilkes, sugiere a su vez que el enorme meteorito también tuvo algo que ver con la ruptura del supercontinente Gondwana, creando o acelerando la falla tectónica que desde entonces empezó a empujar Australia hacia el norte.

Los paleontólogos están convencidos de que fue precisamente la gran extinción del Pérmico-Triásico la que hizo posible el desarrollo y posterior dominio de los dinosaurios, cuyo reinado en la Tierra duró cerca de 80 millones de años. Más tarde, tras el impacto que abrió el cráter de Chicxulub, la historia volvió a repetirse. Los dinosaurios (y cerca del 70% de la vida en la Tierra) se extinguieron y dejaron el campo libre para que los primeros mamíferos se desarrollaran y tomaran el control.

"El impacto de Tierra de Wilkes -explica Ralph von Frese, profesor de Ciencias Geológicas en la Universidad Estatal de Ohio y uno de los descubridores del cráter- es mucho mayor que el que mató a los dinosaurios, y probablemente causó en aquella época daños catastróficos".

A pesar de todo, por sí sola, la enorme estructura de 500 km. no prueba gran cosa. Pero tras largos años de estudio y de comparación con otros cráteres (en la Tierra y en la Luna), han conseguido despejar una buena parte de las dudas. "Existen en la Luna -afirma von Frese- por lo menos veinte cráteres de impacto de este tamaño o incluso mayores, por lo que no resulta sorprendente encontrar uno aquí".

Sin embargo, a diferencia de lo que sucede en la Luna, la intensa actividad atmosférica y geológica de la Tierra ha conseguido borrar o enterrar (como es el caso), la mayor parte de estas viejas cicatrices.

Pese a su convicción, von Frese y Laramie Potts (el otro descubridor del cráter) admiten que sus datos están abiertos a otras interpretaciones. De hecho, e incluso con las modernas técnicas basadas en radares de gravedad, los científicos apenas si están empezando a comprender lo que sucede en el interior de nuestro planeta.

"Basándonos en lo que sabemos sobre la historia geológica de la región -asegura von Frese- la estructura se formó probablemente hace cerca de 250 millones de años". Algo más tarde, hace unos cien millones de años, Australia se separó de Gondwana e inició su larga y solitaria marcha hacia el norte, que continúa en la actualidad. La falla que provocó la ruptura cruza el gran cráter casi por su centro, lo que sugiere que, como mínimo, el impacto aceleró su formación.

Con todo, opina el científico, las pruebas definitivas de la hipótesis del impacto descansan aún bajo tierra, en antiguas rocas que están a la espera de futuras expediciones científicas que las desentierren.

Desde mediados de los 80, varios autores han identificado variaciones periódicas en el índice de impacto. Utilizando los datos obtenidos en los cráteres y estimando su edad, han encontrado [b]un patrón regular por el que a una era de gran actividad de impacto le sigue otra más tranquila, y así sucesivamente. El patrón varía entre los 13 y 50 millones de años.

Uno de los mecanismos propuestos para estas variaciones es el movimiento periódico de nuestro Sistema Solar con respecto al plano principal de la galaxia, la Vía Láctea. Esto podría dar lugar a diferencias en la forma en que la influencia gravitacional de las estrellas cercanas tira de los objetos de la nube de Oort, un depósito gigante de cometas que se forma alrededor del Sistema Solar exterior, a casi un año luz de distancia del Sol, llevando a que muchos más cometas de lo usual dejan la nube de Oort para hacer su propio camino en el interior de nuestro sistema planetario y, potencialmente, chocar contra la Tierra.

Una propuesta aún más espectacular postula la existencia de una estrella compañera del Sol aún sin detectar, llamada Némesis. Su órbita muy alargada traería periódicamente a Némesis cerca de la nube de Oort, de nuevo provocando un aumento en el número de cometas que salen disparados hacia la Tierra. La teoría es muy controvertida y es rechazada por la mayor parte de la comunidad científica.

Coryn Bailer-Jones, del MPIA, escogió una forma alternativa (la estadística bayesiana), para evaluar las probabilidadesa de impacto. Encontró que simples variaciones periódicas pueden descartarse con seguridad. En cambio, sí hay una tendencia general:[b] A partir de los 250 millones de años hasta la actualidad, el índice de impacto, a juzgar por el número de cráteres de distintas edades, aumenta constantemente.

Cráteres en la Luna

Hay dos posibles explicaciones para esta tendencia. Los cráteres más pequeños erosionan con mayor facilidad y los más viejos tienen más tiempo para hacerlo. Es decir, la tendencia podría reflejar simplemente el hecho de que [b]los cráteres más grandes y jóvenes son más fáciles de encontrar que los pequeños y viejos. «Si nos fijamos sólo en cráteres de más de 35 km y de menos de 400 millones de años, que están menos afectados por la erosión y el relleno, no encontramos ninguna de estas tendencias», explica Bailer-Jones.

Por otro lado, al
menos parte de la tasa creciente de impacto podría ser real. De hecho, hay [b]análisis de cráteres de impacto en la Luna, donde no hay ningún proceso geológico natural que conduce a la erosión y el relleno de los cráteres, que apuntan a una tendencia semejante.
Cualquiera que sea la razón de la tendencia, las variaciones periódicas simples como las causadas por un supuesto [b]Némesis son derribados por los resultados de Bailer-Jones. «En el registro de cráteres no hay evidencia de Némesis. Lo que queda es la intrigante pregunta de si los efectos se han convertido en cada vez más frecuentes en los últimos 250 millones de años», concluye.

Nube de Oort


Imagen artística del cinturón de Kuiper y de la nube de Oort.

La nube de Oort (también llamada nube de Öpik-Oort) es una nube esférica de
cometas y asteroides hipotética (es decir, no observada directamente) que se encuentra en los límites del Sistema Solar, casi a un año luz del Sol, y aproximadamente a un cuarto de la distancia a Próxima Centauri, la estrella más cercana a nuestro sistema solar. Las otras dos acumulaciones conocidas de objetos transneptunianos, el cinturón de Kuiper y el disco disperso, están situadas unas cien veces más cerca del Sol que la nube de Oort. Según algunas estimaciones estadísticas, la nube podría albergar entre uno y cien billones (1012 - 1014) de cometas, siendo su masa unas cinco veces la de la Tierra.

La nube de Oort, que recibe su nombre gracias al astrónomo holandés Jan Oort, presenta dos regiones diferenciadas: la nube de Oort exterior, de forma esférica, y la nube de Oort interior, también llamada "nube de Hills", en forma de disco. Los objetos de la nube están formados por compuestos como hielo, metano y amoníaco, entre otros, y se formaron muy cerca del Sol cuando el Sistema Solar todavía estaba en sus primeras etapas de formación. Una vez formados, llegaron a su posición actual en la nube de Oort a causa de los efectos gravitatorios de los planetas gigantes.[1]

A pesar de que la nube de Oort, como se ha dicho, no se ha observado directamente, los astrónomos creen que es la fuente de todos los cometas de período largo y de tipo
Halley, y de algunos Centauros y cometas de Júpiter.[2] Los cometas de la nube de Oort exterior se encuentran muy poco ligados gravitacionalmente al Sol, y esto hace que otras estrellas, e incluso la propia Vía Láctea, puedan afectar a los cometas y provocar que salgan despedidos hacia el Sistema Solar interior.[1] La mayoría de los cometas de período corto se originaron en el disco disperso, pero se cree que, aún así, existe un gran número de ellos que tienen su origen en la nube de Oort.[1] [2] A pesar de que tanto el cinturón de Kuiper como el disco disperso se han observado, estudiado, y también clasificado muchos de sus componentes, sólo tenemos evidencia en la nube de Oort de cuatro posibles miembros: (90377) Sedna, 2000 CR105, 2006 SQ372, y 2008 KV42, todos ellos en la nube de Oort interior.[3]

Una estrella compañera del Sol aún sin detectar, llamada Némesis.
Dos investigadores norteamericanos han hecho pública una estremecedora teoría. Después de estudiar los datos de registros fósiles de hasta 500 millones de años de antigüedad, han llegado a la conclusión de que la Tierra es sacudida por una catástrofe colosal exactamente cada 27 millones de años, lo que ha provocado el mismo número de extinciones masivas. Suponen que algo llegado del espacio puedo provocar estas hecatombes mundiales, pero ¿el qué? No es fácil imaginar un proceso tan regular en nuestro caótico ecosistema interestelar. El artículo, que aparece publicado en el archivo científico arXiv y en la revista del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), Technology Rewiew, rechaza la famosa hipótesis de Némesis, la existencia de un oscuro y lejano compañero del Sol causante de estos apocalipsis cíclicos.


Algo de gran poder destructivo golpea nuestro planeta cada 27 millones de años

Adrian Melott, de la Universidad de Kansas, y Richard Bambach, del Instituto Smithsoniano en Washington, han examinado los datos de archivos fósiles de 500 millones de antigüedad -el doble de lo que nadie haya analizado jamás-, para concluir, con un nivel de confianza del 99%, que algo de enorme poder destructivo atiza nuestro planeta cada 27 millones de años, una periodicidad que muchos paleobiólogos ya han reconocido anteriormente.

Según los autores, esto es una señal clara y nítida en una enorme longitud de tiempo. La primera idea que se les pasó por la cabeza para explicar esta regularidad es que un objeto oscuro lejano orbita el Sol cada 27 millones de años y que, cuando nos visita, nos envía una lluvia mortal de cometas como tarjeta de presentación.

¿Puede tratarse de Némesis? En 1984, físicos de las universidades de Berkeley y Princeton publicaron en Nature un estudio que sugería que nuestro Sol podía formar parte de un sistema binario. Su acompañante sería Némesis, una estrella apagada o una enana marrón aún no descubierta (llamada así por la diosa griega de la venganza) que cada 26 a 34 millones de años atravesaría la nube de Oort. Al hacerlo, provocaría una terrible tormenta de grandes cometas que explicaría las grandes catástrofes planetarias y las extinciones asociadas.

El autor de la hipótesis, R.A. Muller, llegó a afirmar que si le daban «un millón de dólares, descubro a Némesis». Sin embargo, la idea fue recibida de forma muy desigual por la comunidad científica y hoy en día tiene muchos detractores. Para Melott y Bambuch, la precisión y regularidad de las extinciones masivas demuestra precisamente que Némesis no existe. Según ellos, la órbita de Némesis debería haberse visto infuenciada por los numerosos encuentros que el Sol ha tenido con otras estrellas en los últimos 500 millones de años.

Un enemigo cercano

Estos encuentros habrían causado que la órbita de Némesis variara de una u otra forma. La órbita podría haber cambiado repentinamente de forma que, en vez de mostrar un solo pico en su periodicidad, tuviera dos o más; o la periodicidad podría haber cambiado gradualmente hasta un 20%. Sin embargo, los datos señalan que las extinciones ocurren cada 27 millones de años, tan regular como un reloj, lo que significa, según los autores, que no es culpa de la hipotética Némesis. A su juicio, [b]algo más anda debe ser el responsable y quizás nuestro enemigo esté más cerca de casa de lo que pensamos.

Para los más angustiados por un cataclismo cósmico, los científicos señalan que la última extinción masiva se produjo hace 11 millones de años, así que, si la teoría se cumple, todavía queda bastante tiempo para conocer qué es lo que próximo que se nos viene encima.

Elita

elita
Moderador
Moderador

Mensajes : 957
Puntos a la fecha : 1480
Valoración : 5
Edad : 54
Sexo : Femenino
Fecha de inscripción : 24/02/2011
Localización : Valparaíso - Chile

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.