Acontecimientos extraordinarios 2012
¡¡¡¡ ESPERA UN MOMENTO !!!


Aun no estas conectado! ingresa a conectar o registrate con nosotros para que asi puedas participar en el foro activamente.

Registrarte consta de unos pocos sencillos pasos, para que luego puedas participar con nosotros

Nota: Si tienes alguna duda o problema al registrarte envíanos un correo a acontecimientos2012@hotmail.com


Conectarse

Recuperar mi contraseña

Mejores posteadores
AnaPaula (17167)
 
Lizz (6111)
 
Argon (3258)
 
enrique echegoyen (2450)
 
muino (2295)
 
richardalberto (1496)
 
fabian.c (1393)
 
alan d (1292)
 
Xerathon (1158)
 
elita (957)
 

¿Te gusta nuestro foro?
Últimos temas
» SEGUIMIENTO TERREMOTOS MES DE SEPTIEMBRE-OCTUBRE-2016
Ayer a las 8:49 pm por fabian.c

» CAMBIO CLIMÁTICOS 2016
Sáb Sep 17, 2016 7:21 am por fabian.c

» SEGUIMIENTO DE LA ACTIVIDAD SOLAR
Sáb Sep 17, 2016 7:03 am por muino

» Un eclipse lunar penumbral, el último espectáculo astronómico de 2016
Jue Sep 15, 2016 7:54 am por Argon

» Reportan poderoso tornado en Kansas
Miér Sep 14, 2016 4:14 am por enrique echegoyen

» Hallan en Argentina el segundo meteorito más grande del mundo
Mar Sep 13, 2016 8:12 am por Argon

» VOLCANES ACTIVOS EN ESTOS MOMENTOS
Dom Sep 11, 2016 1:30 pm por fabian.c

» Asombrosas imágenes de la Vía Láctea
Jue Sep 08, 2016 12:51 pm por Argon

» Fiebre hemorrágica
Jue Sep 08, 2016 12:15 pm por Argon

» El calentamiento de los océanos amenaza la salud humana
Jue Sep 08, 2016 11:51 am por Argon

» Inversión de los polos magnéticos
Jue Sep 08, 2016 11:43 am por Argon

» Bennu, el asteroide que podría destruir nuestra civilización
Jue Sep 08, 2016 8:06 am por Argon

» Algo extraño sucede en la estratosfera
Miér Sep 07, 2016 8:09 am por Argon

» Video: fuerte ola de calor derrite las calles de India
Vie Sep 02, 2016 8:32 pm por AnaPaula

» PARA COMPARTIR
Vie Sep 02, 2016 7:59 pm por AnaPaula

» SEGUIMIENTO TERREMOTOS MES DE AGOSTO 2016
Jue Sep 01, 2016 12:12 pm por fabian.c

» Un asteroide roza la Tierra un día después de ser detectado
Miér Ago 31, 2016 7:32 am por Argon

» SEGUIMIENTO TERREMOTOS MES DE JULIO 2016
Lun Ago 01, 2016 8:30 am por fabian.c

» Imagenes de ovnis, juzge usted mismo
Mar Jul 19, 2016 2:28 am por ExP10D3R

» SEGUIMIENTO TERREMOTOS MES DE MAYO--JUNIO 2016
Vie Jul 01, 2016 1:15 am por fabian.c

» Crean una prueba de sangre que predice un ataque al corazón con 5 años de antelación
Mar Jun 21, 2016 7:58 am por Argon

» Prepárese para ver este lunes una coincidencia natural que ocurre "una vez en la vida"
Lun Jun 20, 2016 7:50 am por Argon

» La vacuna universal contra el cáncer, más cerca
Jue Jun 02, 2016 8:24 am por Argon

» "posesiones demoníacas"
Miér Mayo 25, 2016 6:07 pm por fabian.c

» Video: bola de fuego causa conmoción en la Costa Atlántica bonaerense
Mar Mayo 24, 2016 1:16 am por Monumental de Nuñes

» Imágenes del gigantesco incendio que asola Canada
Mar Mayo 24, 2016 12:21 am por Monumental de Nuñes

» CICLON ROANU
Dom Mayo 22, 2016 8:09 am por Anndrea

» AVISTAMIENTOS BOLAS DE FUEGO 2016
Dom Mayo 22, 2016 4:00 am por Anndrea

» Los satélites Swarm constatan una variación acelerada del campo magnético de la Tierra
Miér Mayo 18, 2016 6:45 pm por Anndrea

» Video: espectacular "bola de fuego" en el cielo en EE,UU
Mar Mayo 17, 2016 6:19 pm por Anndrea

¿Quién está en línea?
En total hay 0 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 0 Invitado :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 622 el Dom Mayo 20, 2012 9:19 pm.
Septiembre 2016
LunMarMiérJueVieSábDom
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Calendario Calendario


China registra el menor nivel de lluvias en seis décadas

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

China registra el menor nivel de lluvias en seis décadas

Mensaje por Xerathon el Vie Ene 27, 2012 10:36 pm

Además de ser uno de los mayores territorios del mundo, China tiene un relieve que va desde las costas del mar de China y el mar Amarillo, hasta la cumbre del Everest, el monte más alto del planeta. Grandes llanuras, enormes praderas, elevadas mesetas, largas cadenas montañosas, suaves colinas, cuencas, depresiones, desiertos, bosques, estepas y numerosos ríos conforman su paisaje.
Dependiendo de la región, los inviernos pueden ser considerablemente fríos y los veranos muy calientes. Junto a esas variaciones, llegan muchas adversidades: congelación de mares, severas nevadas, avalanchas, intensas sequías, tormentas de arena/polvo, fuertes vientos y lluvias, granizadas, inundaciones, deslaves, ríos crecidos y tifones, entre otras.
El imprevisible clima de China se caracteriza por los monzones continentales y estaciones muy definidas.El territorio chino es dominado por cuatro eventos típicos, pero con infinidad de transiciones climáticas entre ellos. Dos se presentan al oeste, con las alturas del Himalaya de características polares y los desiertos de clima seco de las latitudes medias, y dos al este, con un clima continental húmedo al norte y otro subtropical húmedo al sur.
En las grandes alturas las temperaturas medias siempre están por debajo de cero grados Celsius y las lluvias son escasas y en forma de nieve por el frío, que la mantiene de un año a otro en forma de grandes glaciares, especialmente en el Tíbet. Mientras, entre los 600 y los dos mil metros llueve más (por encima de los mil milímetros anuales). En la transición del clima seco de las latitudes medias y el subtropical húmedo las precipitaciones también son escasas (500-800 mm). En este último, típico del este, la costa y el sur de China, el mecanismo de los monzones domina la temporada de lluvias -entre junio y noviembre-, período caracterizado por una media de ocho tifones cada año, que traen severas tormentas.
Por otro lado, influyen en el clima el anticiclón Siberiano (presente en invierno, fundamentalmente en la parte oeste y norte del país), el anticiclón Hawaiano (en verano en el este y el sur) y el frente polar, que llega muy débil con los vientos dominantes del oeste. También la Zona de Convergencia Intertropical modifica la posición de los monzones y afecta a la región sur; en tanto, variados anticiclones locales se posicionan sobre el centro del Tíbet en invierno e interfieren en amplias zonas del oeste.
En el período 2005-2010, China registró la cifra más alta de muertos y desaparecidos por desastres naturales de las últimas seis décadas. En ese quinquenio las víctimas sumaron 104 mil y las pérdidas económicas se estimaron en 378.800 millones de dólares. El viceministro de Asuntos Civiles Luo Pingfei informó que el país registró el lustro pasado la cifra más alta de muertos y desaparecidos por desastres naturales de las últimas seis décadas.
El año 2010 fue el peor de la última década en China en cuanto a eventos meteorológicos extremos, al experimentar temperaturas, sequías y precipitaciones con frecuencia e intensidades inusuales. Ese año China recibió 681 milímetros de precipitaciones, 11% más que la media nacional de los últimos 10 años, y el número de días lluviosos se situó 21,5% por encima de la media, precisó el Centro Climático Nacional. La AMN informó además que la nación sufrió la temporada de calor más larga desde 1961.
La Oficina Nacional de Estadísticas, la Administración Sismológica y la Cruz Roja de China reportaron en 2010 7.844 muertos y desaparecidos, 430 millones de afectados y pérdidas económicas estimadas en 81 mil millones de dólares, 1,2 veces superiores a la media de los últimos 20 años.
La sequía china en 2011
Las sequías azotaron a China con más frecuencia e intensidad en la última década. Esa adversidad climática de nivel catastrófico ocurrió cada un lustro en los años 50 del siglo pasado y en los 90 cada dos, pero en el último decenio ha sido casi anualmente, explicó Li Maosong, especialista de la Academia de Ciencias Agrícolas de China (ACACh).
Estadísticas de la ACACh indican que de 2003 a 2009, las pérdidas agrícolas por diferentes desastres naturales sumaron más de 303 millones de toneladas, equivalentes a más de cuatro veces el incremento en la producción en el mismo período. Mientras, las pérdidas provocadas por sequías en esa etapa llegaron a 185 millones de toneladas, de acuerdo con datos del Ministerio de Recursos Hídricos.
En 2011, las lluvias en China sumaron 555 milímetros en promedio, un nueve por ciento menos que el promedio de 610,5 milímetros. Algunas áreas experimentaron una reducción de hasta el 50% de precipitación total en comparación con años normales, mientras que la temperatura promedio del año fue de 9,5 grados Celsius, 0,5 grados superiores a la normal, precisó el funcionario de la AMCh Chen Zhenlin.
En las regiones suroccidentales de China la prolongada sequía provocó escasez de agua potable a más de 12,6 millones de personas y daños a enormes áreas de tierras agrícolas. En las provincias de Guizhou, Yunnan y Sichuan, así como en la región autónoma Zhuang de Guangxi y en la municipalidad de Chongqing, ese fenómeno llegó a ser muy severo porque se secaron algunas represas y ríos.
La sequia en la provincia de Shandong en febrero de 2011 se clasificaba como la peor en seis décadas. Desde el 23 de septiembre de 2010 hasta esa fecha cayeron 12 milímetros de agua, cerca del 15% de lo normal, afectando a unos 3,2 millones de personas. Desde octubre de 2010 hasta la primera semana de febrero de 2011 la sequía afectaba a ocho provincias: Hebei, Shanxi (en el norte), Jiangsu, Anhui, Shandong (este, la segunda productora de trigo), Henan (centro), Shaanxi y Gansu (noroeste). Era la peor sequía en seis décadas, que afectaba a 7,7 millones de hectáreas del trigo de invierno, equivalentes al 42,4% del cultivo.
A mediados de febrero China combatía la adversidad con la siembra de nubes, construcción de pozos, movilización de recursos y personal. Beijing, luego de 108 días sin precipitaciones, recibió la primera nevada el 9 de febrero, que llegó tarde como nunca antes en 60 años. El gobierno destinó más de mil millones de dólares para la perforación de más de mil pozos y la siembra de nubes, entre otras medidas. Solo en Shandong, una de las más golpeadas por la sequía, se preveía crear mil fuentes de agua.
El 23 de febrero el Banco Central de China anunció nuevos préstamos por 1.520 millones de dólares a instituciones financieras para adquirir semillas, fertilizantes y pesticidas. Esos recursos se destinarían a las provincias de Shandong, Henan, Hebei, Shanxi, Anhui, Jiangsu, Shaanxi y Gansu.
A principios de mayo de 2011, autoridades chinas advirtieron sobre el peligro del transporte en el río Yangtsé, el principal de Asia y tercero más largo del mundo luego del Amazonas y el Nilo, que registraba el nivel de agua más bajo de las últimas cinco décadas. La Administración de Seguridad Fluvial en ese afluente alertó sobre una reducción drástica del caudal desde febrero en las ciudades de Chongqing, Wuhan y Huangshi y cerca del Dique de las Tres Gargantas.
De 6.300 kilómetros de longitud, el río Yangtsé nace en la meseta tibetana en la occidental provincia de Qinghai, fluye principalmente hacia el este y es muy famoso por sus tres gargantas, Qutang, Wu y Xiling, de ocho, 40 y 80 kilómetros de largo. Durante su trayectoria cruza por las provincias, regiones autónomas y municipalidades de Qinghai, Tíbet, Yunnan, Sichuan, Chongqing, Hubei, Hunan, Jiangxi, Anhui, Jiangsu y Shanghai, hasta desaguar en el mar de China Oriental.
El 28 de mayo, cerca de 35 millones de personas de cinco provincias chinas a lo largo del curso medio y bajo del río Yangtsé sufrían las consecuencias de la intensa sequía. De ese total, a cuatro millones se les dificultaba encontrar agua potable y cinco millones necesitaban asistencia en los territorios azotados (Jiangsu, Anhui, Jiangxi, Hubei, y Hunan), según el Ministerio de Asuntos Civiles. También se reportan pérdidas económicas directas por 2.290 millones de dólares.
La Oficina Estatal de Control de Inundaciones y Alivio a la Sequía instó a mejorar la administración de la Presa de las Tres Gargantas, complejo hidráulico que ese mes liberó más flujo del habitual para contrarrestar los efectos de la escasez de lluvia. Desde finales del año pasado, siete veces el Yangtsé había sufrido el efecto de marea salada (MAS), precisó Meng Mingqun, funcionario de recursos hídricos en Shanghai, al ilustrar la gravedad de la sequía. Este fenómeno se produce cuando el mar irrumpe en el interior debido al bajo nivel de agua que llevan los ríos durante la temporada de seca, pero, según Meng, lo raro es que persistan en el verano.
Las marejadas de agua marina sobre el curso inferior del río Yangtsé figuraban entre las consecuencias de la persistente sequía en la región central de China. De acuerdo con Zhao Pingwei, subdirector del Centro de Control de Suministro de Agua de Shanghai, las MAS podrían continuar hasta junio, con situaciones quizás menos graves. La prolongada sequía golpeaba igualmente otras zonas del país. La provincia de Jiangsu, delta también del citado río, era testigo del peor fenómeno de este tipo en 60 años.
La falta de precipitaciones también dejó cerca de 400 embalses “muertos” (con niveles de agua por debajo de los permitidos para su descarga) en Hubei. En ese territorio, conocido como la tierra de los mil lagos, unas 315 mil personas y más de 97 mil animales sufrían escasez de agua potable y unas 830 mil hectáreas de cultivo.
El 29 de mayo, los dos lagos más grandes de China, el Poyang, en la provincia de Jiangxi, y el Dongting, en Hunan, sufrían las consecuencias de la persistente sequía en la región central. El primero y mayor de la nación asiática redujo su volumen en un 87% en relación con años anteriores. Mientras, la superficie del segundo era 60 por ciento menor a la media para este mes. Su nivel cayó a 21,74 metros dos semanas antes.
La intensa sequía en la zona había secado tramos de 125 ríos y 158 embalses. De enero a mayo la cuenca del Yangtsé recibió entre un 40 y un 60 por ciento menos de precipitaciones que la media de los últimos 50 años. El cinco por ciento de las tierras cultivables de China (6,96 millones de hectáreas) estaban arrasadas por la persistente sequía a lo largo del Yangtsé. Igualmente, 950 mil cabezas de ganado en las provincias de Jiangsu, Anhui, Jiangxi, Hubei y Hunan padecían las consecuencias del fenómeno.
El 3 de junio, el Ministerio de Medio Ambiente de China catalogó de devastadoras las consecuencias del deterioro de la calidad del agua en Poyang, Dongting y Honghu. Más de 1.333 hectáreas de humedales situadas al este del Dongting se habían secado.
Luego de esperar varios meses, por fin el gran deseo de millones de chinos se hizo realidad el 4 de junio, con la llegada de la lluvia. En la provincia de Hubei, 28 ciudades y condados recibieron precipitaciones. Xianning fue la más favorecida de las primeras con 163,4 milímetros. Sin embargo, expertos opinaron que estas solo beneficiarán a la región norte y noroeste de ese territorio, mientras, en el oriente persistiría la sequía. Se necesitarán más lluvias para 1,2 millones de hectáreas de tierras de cultivo sedientas desde noviembre, de acuerdo con un comunicado de prensa emitido por la oficina meteorológica provincial.
Hasta el 9 de junio, la prolongada sequía en el centro y este de China dejó pérdidas económicas directas en la oriental provincia de Jiangsu de 376 millones de dólares y afectó a un millón 90 mil personas. También sufrieron daños 617.600 hectáreas de tierras de cultivo, 12.600 de las cuales quedaron inutilizables.
El 17 de junio, mientras en el sureste de China las intensas lluvias causaban estragos, unas 353 mil personas sufrían la escasez de agua en la región autónoma Hui de Ningxia, en el noroeste del país. También 456 mil enfrentaban la falta de alimentos. En las pasadas siete semanas las precipitaciones no superaron los 9,9 milímetros, lo cual representa un 60 por ciento menos a la media para el mismo período en los últimos 10 años. Los distritos más azotados (Pinglou, Xiji y Delong) registraron solo un 10 por ciento de las lluvias habituales. A raíz de la intensa sequía, en toda el área afectada (737 pueblos de 11 distritos) se reportó la pérdida de 120 mil hectáreas de cultivos, una amenaza al suministro de víveres a medio millón de habitantes.
El 3 de julio, autoridades meteorológicas de China emitieron un aviso de calor ante el pronóstico de elevadas temperaturas en los próximos tres días para varias regiones del sur, con máximas de hasta 39 grados centígrados. En la parte este de la cuenca de Sichuan, la municipalidad de Chongqing, en el suroeste del país y en zonas al sur del río Yangtse, los termómetros oscilarían entre los 35 y 37 grados, e incluso más altas (38 y 39) en algunas zonas.
El Centro Meteorológico Nacional de China reportó que el territorio de Chongqing registró la temperatura más alta para principio de julio desde 1951. Las máximas podrían alcanzar los 38 o 39 grados Celsius en zonas de las provincias de Zhejiang, Jiangxi, Hunan y Fujian.
A fines de julio de 2011, las altas temperaturas del verano en China provocaron que las compañías eléctricas rompieran récord de generación de electricidad, informó la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma. El 26 de julio las plantas produjeron un máximo de 15,1 millones de kilovatios por, lo que representó un aumento interanual de 8,2%.
A mediados de julio, la producción media diaria de electricidad en China alcanzó alrededor de 14 mil millones de kilovatios por hora. Tal incremento fue atribuido a la creciente demanda industrial del fluido eléctrico (creció 11,7% interanual en el primer semestre de 2011) y, en sentido general, para el funcionamiento de acondicionadores de aire.
Las autoridades estimaron que en el período de mayores temperaturas la cantidad de energía empleada por equipos climatizadores se elevaría 12,5% interanual para ubicarse en 180 millones de kilovatios, cifra equivalente a un cuarto del consumo total de energía en el país. La Comisión no descartó que el suministro sea insuficiente en gran parte del sur de China debido a la persistencia de temperaturas de hasta 39 grados centígrados.
El 26 de agosto, zonas del suroeste chino continuaba bajo el azote de la persistente sequía que mantenía secos cientos de embalses y ríos en la región pese a las torrenciales lluvias en algunas áreas. Las precipitaciones aún eran insuficientes para aliviar la falta del preciado líquido en las provincias de Guizhou, Yunnan, Hunan, Sichuan y la municipalidad de Chongqing. En el primero de esos territorios se secaron 479 embalses y 349 ríos. Más de cinco millones 500 mil personas quedaron sin agua potable en 87 de las 88 ciudades y condados de la provincia. Se reportaban cerca de un millón 100 mil hectáreas de cultivos dañadas. Mientras, dos millones 780 mil cabezas de ganado también sufrían la escasez de agua potable.
En la provincia vecina de Yunnan las olas de calor y falta de precipitaciones secaron más de 60 ríos y cerca de 300 embalses. En total la sequía afectó cinco millones 860 mil hectáreas de cultivos y mantenía a 12 millones de personas y nueve millones 170 mil cabezas de ganado con escasez de agua potable.
El 31 de agosto, se prolongó la vacación escolar en la municipalidad de Chongqing para proteger a estudiantes de primaria y secundaria del calor extremo. De continuar las altas temperaturas (hasta 42 grados centígrados), las “vacaciones de calor” se prolongarán aún más a fin de proteger la salud de cinco millones de educandos y profesores. La oficina de pronóstico del tiempo de la ciudad emitió una alerta naranja (la segunda más alta de una escala de cuatro) el 27 y 28 de agosto, al registrarse valores superiores a los 40 grados. El día 29 los termómetros también superaron ese nivel.
De sequías a lluvias extremas a partir de junio de 2011
Desde noviembre de 2010, varias regiones chinas sufrieron una prolongada sequía que se agudizó en abril de 2011 en una amplia franja a lo largo del río Yangtsé, donde en varios puntos llegó a ser la peor en 50 años. En el primer semestre, el país registró las menores precipitaciones en seis décadas y el clima del país se mantuvo como el más cálido por decimoquinto período consecutivo.
En los primeros siete meses de 2011, si bien las lluvias sumaron 555,8 milímetros, 9,1% menos que el promedio anual de 610,5 milímetros, hasta el 18 de abril de 2011 fuertes vientos acompañados por lluvia y granizo dejaron al menos 17 muertos y 118 heridos en ciudades de la provincia de Guangdong. El Ministerio de Asuntos Civiles reportó la afectación de 506,7 hectáreas de cultivos y pérdidas económicas directas valoradas en 7,6 millones de dólares en Guangzhou (capital), Foshan, Zhaoqing y Dongguan.
En la segunda semana de mayo, intensas lluvias en el distrito de Quanzhou, en la región autónoma Zhuang de Guangxi, provocaron el desprendimiento de tierra en un campamento improvisado de trabajadores. El 11 de mayo se confirmó la muerte de 19 trabajadores por la avalancha de lodo que alcanzó entre 250 mil y 300 mil metros cúbicos y un espesor de unos cinco metros.
A partir de junio las tormentas y tifones azotaron con gran intensidad al territorio chino, y el contrastante escenario de sequías e inundaciones puso a prueba otra vez la capacidad de China para mitigar los efectos de los frecuentes desastres naturales. Cuando la prolongada escasez de precipitaciones en el centro y sur del país todavía preocupaba por sus evidentes daños, las primeras lluvias del mes ocasionaron graves inundaciones.
Hasta el 10 de junio se reportó la muerte de 35 personas en las provincias de Hunan y Hubei debido a inundaciones y deslizamientos de tierra por intensas precipitaciones que azotaban la región. En el primer territorio, 15 personas fallecieron y se reportaron 25 desaparecidas; en Hubei se registraron 20 y cinco, respectivamente. Otras 100 mil quedaron varadas en tres condados de la última localidad.
En Tongcheng las precipitaciones superaron los 300 milímetros en cuatro horas, un volumen sin precedentes en 200 años. Zonas bajas de esa localidad quedaron anegadas y el agua alcanzó más de dos metros de altura, en otras midió entre 60 y 90 centímetros, y unas 26 mil personas tuvieron que ser evacuadas.
En la suroccidental provincia de Guizhou el gobierno elevó a III (de una escala de IV) el nivel de respuesta de emergencia ante los desastres causados por las lluvias que azotaban la región desde el 3 de junio. Se tuvo que evacuar a unas 98 mil personas y al menos 270 mil personas de 11 ciudades y distritos de ese territorio sufrían afectaciones, con un saldo de 21 fallecidos y más de 30 desaparecidos.
Hasta el 9 de junio, equipos de rescate confirmaron el deceso de 54 personas en regiones del centro y sur del país. Desde que comenzó la temporada de lluvias en junio, 4,8 millones de personas de 12 provincias sufrían los efectos de las intensas precipitaciones: 7.462 viviendas fueron destruidas y 255 mil hectáreas de cultivos quedaron sumergidas; las pérdidas económicas directas ascendían a 760 millones de dólares, informó la Oficina Estatal de Control de Inundaciones y Alivio a la Sequía.
Hasta el 13 de junio, las inundaciones y los deslaves en el centro y sur de China habían matado a 105 personas y 63 continuaban desaparecidas: 39 y 21 en la provincia de Hunan, 24 y 32 en Guizhou, y 29 y 10 en Hubei, respectivamente. Hasta el 17 de junio, se contabilizaban más de dos millones de afectados en nueve provincias del sureste de China.
En Zhejiang, el río Qiantangjiang registró la mayor crecida desde 1955, y el 21 de junio el embalse Xin’anjiang comenzó drenar agua ante el peligro de desbordamiento. La represa con una capacidad de 21 mil millones de metros cúbicos abrió tres de sus compuertas, acción no se realizaba desde 1999, tras alcanzar un día antes un nivel de 107,18 metros, 0.68 por encima de la línea de advertencia.
Hasta ese momento, las inundaciones eran las peores en casi seis décadas: más de cuatro millones de residentes resultaron afectados y se reportó que más de 70 kilómetros de diques estaban a punto de rebosarse en zonas rurales cercanas a la ciudad de Lanxi, por donde pasa el río Lanjiang. Hasta la víspera, se contabilizaban 175 muertos y 86 desaparecidos en el este y sur de China.
Una semana después, mientras la tormenta Haima azotaba el sur de China, fuertes lluvias e inundaciones ocasionadas por la tormenta Meari dejaron 164 mil damnificados en las provincias costeras de Liaoning, Zhejiang y Shandong, donde destruyeron 400 viviendas, afectaron a 33 mil hectáreas de cultivo y obligaron a evacuar a siete mil personas. Las pérdidas económicas directas se estimaban en unos 31 millones dólares.
En el primer semestre del año, los desastres naturales en la parte continental de China causaron 449 muertos, 100 desaparecidos y pérdidas económicas directas valuadas en 21.800 millones de dólares, informó el Ministerio de Asuntos Civiles. El 60% de las muertes y la mayoría de los desaparecidos se reportaron en las provincias centrales de Hubei y Hunan y en las suroccidentales de Sichuan, Guizhou y Yunnan.
De enero a junio, las sequías, inundaciones y nevadas afectaron 25,5 millones de hectáreas de cultivos: 274 mil edificios quedaron derrumbados y fueron evacuadas 2,9 millones de personas, según un informe conjunto de los Ministerios de la Agricultura, Salud, Ferrocarriles y Transporte, entre otras entidades. El gobierno central tuvo que desembolsar 249 millones de dólares en subsidios a las personas afectadas por los desastres.
Inundaciones en el segundo semestre de 2011
Hasta el 6 de julio, intensas precipitaciones dejaron al menos siete muertos y cinco desaparecidos en la provincia de Sichuan. Desde el 30 de junio habían sido evacuadas 27.600 personas en ese territorio y se reportaron pérdidas económicas de unos 77 millones de dólares. Un mes después, el tifón Muifa comenzaba a moverse por el Mar Oriental de China, y su centro se encontraba a unos 820 kilómetros al sudeste de la ciudad de Ningbo, en la provincia de Zhejiang. Los vientos máximos sostenidos del meteoro eran de 157 kilómetros por hora, con rachas de hasta 222 kilómetros por hora.
En 29 de agosto, las autoridades meteorológicas advirtieron sobre la aproximación a la provincia de Fujian del tifón Nanmadol, que llegó a ser la XI tormenta tropical que azotaba al país en el año, y que a su paso por el norte de Filipinas causó al menos 22 muertos, 21 heridos y 12 desaparecidos. El 30 de agosto varios vuelos fueron cancelados en el este de China y fue suspendida la navegación en la ruta marítima Xiamen-Jinmen que vincula la parte continental con Taiwan. El 31 de agosto fuertes lluvias se registraban en la provincia de Fujian a causa de Nanmadol, y más de 272 mil personas sufrían en el sureste chino.
Hasta mediados de septiembre, al menos 57 muertos y 29 desaparecidos ocasionaron las inundaciones registradas desde principios de mes en las provincias de Shaanxi, Sichuan y Henan. Se reportaron 12 millones de afectados y más de un millón de evacuados tras el derrumbe de 129 mil casas y más de 650 mil hectáreas de cultivos dañadas. Las pérdidas directas se estimaban en 2.700 millones de dólares.
El 19 de septiembre, el nivel del río Qujiang, afluente del Jialing, alcanzó 23,1 metros, 6,6 metros por encima del nivel de alerta, confirmó la Oficina de Prevención de Inundaciones y Alivio a la Sequía de Guang’an, la ciudad más afectada, donde se registraron cerca de dos mil casas destruidas y más de 10 mil dañadas. Según pronósticos, esa tarde el agua del río alcanzaría una altura los 27,13 metros, el nivel más alto desde que comenzaron a llevarse registros en 1847.
Del 1 al 21 de septiembre, los desastres naturales dejaron al menos 90 muertos y 22 desaparecidos en las provincias de Shaanxi, Sichuan, Henan, Hubei, Shandong, Shanxi, Gansu, Qinghai y la municipalidad de Chongqing, precisó la Comisión Nacional para la Prevención de Desastres. En ese último territorio, el pico de la mayor crecida del río Jialing, principal afluente del Yangtsé, alcanzó un nivel de 179,77 metros al llegar al muelle de Changtianmen. Hasta el 24 de septiembre, al menos 1,8 millones de personas en las provincias de Sichuan, Shaanxi, Henan, Hubei, Shanxi y la municipalidad de Chongqing fueron reubicadas, y las pérdidas directas se estimaban en 4.250 millones de dólares.
En todo el mes de septiembre, las intensas lluvias dejaron 97 muertos, 21 desaparecidos y 1,2 millones de afectados en 11 regiones de nivel provincial. Como medida preventiva, 1,9 millones de personas tuvieron que ser reubicadas y las pérdidas económicas directas se estimaron en 3.290 millones de dólares.
El 4 de octubre la tormenta tropical Nalgae tocó tierra por el sur de la provincia de Hainan con vientos de 90 kilómetros por hora en su centro. Tan solo una semana antes, el tifón Nesat, el más fuerte que ha azotado a China en 2011, tocó tierra también en Hainan, provocando al menos cuatro muertos y ocasionando estragos en las instalaciones de suministro eléctrico con afectaciones a más de 500 mil residentes. A su paso por Filipinas, Nesat y Nalgae dejaron al menos 59 muertos.
El 8 de octubre ya se contaban más de 17 mil personas evacuadas en Haikou, capital de Hainan, debido a intensas precipitaciones de hasta 130,9 milímetros que inundaron 57 poblados. En tanto, las precipitaciones en Haikou alcanzaron un récord de 236 milímetros. El nivel del agua en siete embalses había sobrepasado las líneas de riesgo, en tanto 44 hacían descargas de emergencia. Se preveía que el cauce del río Nandu, el más largo de la provincia, alcance su pico de crecida.
El 14 de octubre se temía que los vientos de la tormenta tropical Banyan, la vigésima del año, podrían afectar en breve los territorios meridionales de China. El organismo ciclónico se situaba a 840 kilómetros al sureste de la ciudad de Wanning, en Hainan. Cabe recordar que poco antes la provincia había sido golpeada por Nalgae, el tercer organismo ciclónico que tocó tierra en Hainan en menos de dos semanas, después del devastador tifón Nesat y la tormenta tropical Hitom.
En octubre de 2011, los desastres naturales dejaron al menos 17 muertos en China y pérdidas económicas directas de 405 millones de dólares. Se vieron afectadas más de dos millones 960 mil personas, incluidas 157 mil que fueron evacuadas y reubicadas. Fueron destruidas 19.200 hectáreas de tierras cultivables y se derrumbaron unas siete mil viviendas.
La respuesta del gobierno
En el primer trimestre de 2011, los desastres naturales en China dejaron 75 muertos, 11 desaparecidos y pérdidas económicas por 7.350 millones de dólares. Sólo en el primer semestre, los desastres naturales en la parte continental del país causaron 449 muertos, 100 desaparecidos y pérdidas económicas directas valuadas en 21.800 millones de dólares, informó el Ministerio de Asuntos Civiles.
De enero a septiembre de 2011, los desastres naturales en China causaron 1.074 muertos y pérdidas económicas por 47.700 millones de dólares. Resultaron afectadas 480 millones de personas y más de nueve millones tuvieron que ser trasladadas o evacuadas, según el Ministerio de Asuntos Civiles y la Comisión Nacional de Reducción de Desastres.
La Administración Meteorológica Nacional (AMN) corrigió luego los anteriores datos. Según el último informe de la AMN, los desastres naturales en 2011 dejaron en China al menos 1.049 muertos o desaparecidos y pérdidas económicas estimadas en cerca de 48 mil millones de dólares. La cifra de fallecidos es la más baja desde 1990, pero los daños económicos son comparativamente más altos.
El 27 de octubre, China destinó alrededor de 147 millones de dólares a zonas devastadas por las inundaciones y otros desastres, que se sumaron a los 249 millones de dólares entregados en el primer trimestre, más otros 20,6 millones de dólares de ayuda entregados en Shanxi, Henan, Hubei, Sichuan, Shaanxi y la región autónoma Zhuang de Guangxi, informó el Ministerio de Asuntos Civiles.
Desde el inicio de año hasta el 15 de diciembre, los Ministerios de Finanzas y de Asuntos Civiles asignaron al menos 570 millones de dólares para asistir a las millones de personas afectadas por eventos climáticos. A mediados de diciembre, el gobierno chino asignó unos mil millones de dólares adicionales a zonas afectadas por desastres para la adquisición de alimentos, ropa y combustible, según un comunicado del Ministerio de Asuntos Civiles.
El gobierno chino aprobó el 2 de noviembre de 2011 un plan nacional contra la sequía para mejorar significativamente el acceso al agua potable hacia 2015 y satisfacer la demanda general del preciado líquido para 2020. El plan incluye la implementación de proyectos que permitan enfrentar en las zonas afectadas la escasez del referido recurso, problema cada vez más frecuente debido al impacto del cambio climático y su demanda. Más del 60 por ciento de los distritos del gigante asiático son propensos a sequías, mientras 110 de las 658 ciudades han sufrido alguna vez escasez de agua, precisaron fuentes oficiales.
La Región autónoma china de Mongolia Interior anunció que ampliará en 800 mil hectáreas su cobertura forestal este año para evitar la desertificación y las tormentas de arena que afectaban a la parte norte del país. Para el 2015 el área de bosques y praderas de Mongolia Interior deberá aumentar un 21,5 y un 43 por ciento, respectivamente. La nación asiática invirtió más de 4.150 millones de dólares en la lucha contra la desertificación en Mongolia Interior en el período 2005-2010.
A finales del año pasado China anunció que continuará y expandirá su programa de protección forestal en la próxima década. Iniciado en 2000, ese plan dirigido hacia las áreas más vulnerables a la sequía o desertificación mejoró eficazmente los ecosistemas locales, donde se redujo la erosión del suelo y protegió la biodiversidad del área. En 2010 el país reforestó cinco millones 920 hectáreas y devolvió seis millones 667 mil de tierras de pastoreo.
La medida, que mejorará la capacidad de lucha de la nación contra ese fenómeno, abarca además programas constructivos de reservas de agua en zonas rurales, poblados y ciudades, y el establecimiento de una red nacional de monitoreo de sequías. Esto último facilitará la toma de decisiones, que resalta también la importancia del ahorro de ese líquido y la necesidad de aprovechar la experiencia nacional e internacional.
Ante la frecuencia de las anomalías climáticas extremas, el Consejo de Estado decidió diseñar un sistema de prevención de desastres naturales, accidentes, eventos de salud pública y seguridad social, que se espera esté en marcha en todo el país a finales de 2012 y cubra el 82% de la población, dijo el director del Centro de Pronóstico de la Administración Meteorológica de China Sun Jian.
El proyecto, diseñado para difundir avisos tempranos a través de radio, televisión, mensajes de texto y otros medios, demandará una inversión inicial de 21 millones dólares, y se desarrollará primero en 11 regiones provinciales, incluida la municipalidad de Beijing y la región autónoma de Xinjiang.
China propuso además a países vecinos del Sur de Asia establecer un sistema de alerta de tsunami que les permita intercambiar información y mejorar los pronósticos sobre desastres naturales. La iniciativa abarcaría a las ocho naciones vinculadas al Mar de China Meridional: Filipinas, Malasia, Brunei, Indonesia, Tailandia, Vietnam, Cambodia y Singapur.


http://www.bolpress.com/art.php?Cod=2012010201

Xerathon
Colaborador Estrella
Colaborador Estrella

Mensajes : 1158
Puntos a la fecha : 2521
Valoración : 14
Edad : 28
Sexo : Masculino
Fecha de inscripción : 11/05/2011
Localización : A Coruña

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.