Acontecimientos extraordinarios 2012
¡¡¡¡ ESPERA UN MOMENTO !!!


Aun no estas conectado! ingresa a conectar o registrate con nosotros para que asi puedas participar en el foro activamente.

Registrarte consta de unos pocos sencillos pasos, para que luego puedas participar con nosotros

Nota: Si tienes alguna duda o problema al registrarte envíanos un correo a acontecimientos2012@hotmail.com


Conectarse

Recuperar mi contraseña

Mejores posteadores
AnaPaula (17167)
 
Lizz (6111)
 
Argon (3259)
 
enrique echegoyen (2450)
 
muino (2296)
 
richardalberto (1496)
 
fabian.c (1394)
 
alan d (1292)
 
Xerathon (1158)
 
elita (957)
 

¿Te gusta nuestro foro?
Últimos temas
» SEGUIMIENTO TERREMOTOS MES DE SEPTIEMBRE-OCTUBRE-2016
Hoy a las 12:53 am por fabian.c

» SEGUIMIENTO DE LA ACTIVIDAD SOLAR
Hoy a las 12:37 am por muino

» CAMBIO CLIMÁTICOS 2016
Sáb Sep 17, 2016 7:21 am por fabian.c

» Un eclipse lunar penumbral, el último espectáculo astronómico de 2016
Jue Sep 15, 2016 7:54 am por Argon

» Reportan poderoso tornado en Kansas
Miér Sep 14, 2016 4:14 am por enrique echegoyen

» Hallan en Argentina el segundo meteorito más grande del mundo
Mar Sep 13, 2016 8:12 am por Argon

» VOLCANES ACTIVOS EN ESTOS MOMENTOS
Dom Sep 11, 2016 1:30 pm por fabian.c

» Asombrosas imágenes de la Vía Láctea
Jue Sep 08, 2016 12:51 pm por Argon

» Fiebre hemorrágica
Jue Sep 08, 2016 12:15 pm por Argon

» El calentamiento de los océanos amenaza la salud humana
Jue Sep 08, 2016 11:51 am por Argon

» Inversión de los polos magnéticos
Jue Sep 08, 2016 11:43 am por Argon

» Bennu, el asteroide que podría destruir nuestra civilización
Jue Sep 08, 2016 8:06 am por Argon

» Algo extraño sucede en la estratosfera
Miér Sep 07, 2016 8:09 am por Argon

» Video: fuerte ola de calor derrite las calles de India
Vie Sep 02, 2016 8:32 pm por AnaPaula

» PARA COMPARTIR
Vie Sep 02, 2016 7:59 pm por AnaPaula

» SEGUIMIENTO TERREMOTOS MES DE AGOSTO 2016
Jue Sep 01, 2016 12:12 pm por fabian.c

» Un asteroide roza la Tierra un día después de ser detectado
Miér Ago 31, 2016 7:32 am por Argon

» SEGUIMIENTO TERREMOTOS MES DE JULIO 2016
Lun Ago 01, 2016 8:30 am por fabian.c

» Imagenes de ovnis, juzge usted mismo
Mar Jul 19, 2016 2:28 am por ExP10D3R

» SEGUIMIENTO TERREMOTOS MES DE MAYO--JUNIO 2016
Vie Jul 01, 2016 1:15 am por fabian.c

» Crean una prueba de sangre que predice un ataque al corazón con 5 años de antelación
Mar Jun 21, 2016 7:58 am por Argon

» Prepárese para ver este lunes una coincidencia natural que ocurre "una vez en la vida"
Lun Jun 20, 2016 7:50 am por Argon

» La vacuna universal contra el cáncer, más cerca
Jue Jun 02, 2016 8:24 am por Argon

» "posesiones demoníacas"
Miér Mayo 25, 2016 6:07 pm por fabian.c

» Video: bola de fuego causa conmoción en la Costa Atlántica bonaerense
Mar Mayo 24, 2016 1:16 am por Monumental de Nuñes

» Imágenes del gigantesco incendio que asola Canada
Mar Mayo 24, 2016 12:21 am por Monumental de Nuñes

» CICLON ROANU
Dom Mayo 22, 2016 8:09 am por Anndrea

» AVISTAMIENTOS BOLAS DE FUEGO 2016
Dom Mayo 22, 2016 4:00 am por Anndrea

» Los satélites Swarm constatan una variación acelerada del campo magnético de la Tierra
Miér Mayo 18, 2016 6:45 pm por Anndrea

» Video: espectacular "bola de fuego" en el cielo en EE,UU
Mar Mayo 17, 2016 6:19 pm por Anndrea

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 622 el Dom Mayo 20, 2012 9:19 pm.
Septiembre 2016
LunMarMiérJueVieSábDom
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Calendario Calendario


RELATOS DE VIDAS ACTUALES

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

RELATOS DE VIDAS ACTUALES

Mensaje por anfaby.lo el Lun Sep 01, 2014 9:43 am

CRONICAS SOBRE EXPERIENCIAS, REALIDADES O CIRCUNSTANCIAS DE VIDA EN LA ACTUALIDAD




[size=55]VIDA TRAS EL APOCALIPSIS POST-INDUSTRIAL[/size]


El motor del AMC Eagle que dobla la esquina suena como una carraca, al Chrysler Conquest le faltan las luces delanteras y el Ford Maverick que espera en el semáforo tiene la carrocería comida por el óxido. Descoloridos, abollados, renqueantes, transitan a duras penas por la céntrica Woodward Avenue de Detroit, la primera avenida asfaltada de Estados Unidos y probablemente del mundo, famosa en tiempos mejores por sus teatros, clubes, boutiques de moda, así como por los paseos de Henry Ford y las exhibiciones de sus nuevos modelos.


La paradoja es escandalosa: el parque móvil de la llamada “Motor City” es ahora uno de los más antiguos y decadentes del país. En la ciudad donde nació la industria moderna, los coches se reparan y parchean hoy una y mil veces en talleres clandestinos, como si se tratase de La Habana. A los vecinos no les queda más remedio. Por muy arruinada que esté una familia, desplazarse en cuatro ruedas resulta imperativo, ya que el transporte público es prácticamente inexistente; las distancias, enormes y altísimo el riesgo de sufrir un percance por el camino.


Desde que se declaró en bancarrota hace un mes, se ha popularizado un dicho. “Detroit lleva muchos años en bancarrota. Lo único que hemos hecho es admitirlo”, dicen los vecinos. Tienen razón. En general, las cifras de la ciudad constituyen un inventario de desgracias. Es, por ejemplo, el lugar más peligroso de Estados Unidos y en el que más dinero exigen por asegurar un coche (unos 6.000 dólares al año de media) a causa precisamente de la tasa de criminalidad. La renta familiar, que en los años 60 era la más alta del país, ha caído a la mitad de la media nacional y un 60% de sus niños viven ya por debajo del umbral de pobreza. Se calcula que la mitad de los adultos no tiene un trabajo estable y que el 50% son analfabetos funcionales.


Vanguardia del descenso americano


“Detroit es la ciudad americana por excelencia. Fue la vanguardia durante nuestro ascenso y es la vanguardia durante nuestro descenso”, argumentaCharlie Leduff, autor de un libro dedicado a su ciudad natal que ha titulado Una autopsia americana. La idea que plantea Leduff (que los problemas de Detroit son los problemas de Estados Unidos) circula en Internet en términos algo más visuales desde hace meses.


El montaje contrapone fotografías actuales de Hiroshima con otras de Detroit y da paso a un interrogante. “¿Quién ganó al final la II Guerra Mundial?”. Difícil de contestar. En Hiroshima todo son luces, rascacielos, prosperidad, consumismo. En Detroit, edificios arrasados, calcinados y abandonados, esqueletos urbanísticos y basura. La comparación es aún más desgarradora si tenemos en cuenta que Detroit fue la “armería” con la que se libró la guerra: de sus fábricas salieron los tanques, gran parte de los aviones e incluso las mismísimas bombas atómicas lanzadas sobre Japón.





La decadencia de Detroit es tan palpable, tan descarnada, tan surrealista, que una de las pocas industrias en auge es la artística. “Es un imán para creadores vanguardistas que han descubierto que tienen aquí una fuente de inspiración, un ambiente único. También les atrae por los precios, porque se puedencomprar una casa por 5.000 dólares”, dice Pamela Marcil, directora de relaciones públicas del impresionante Detroit Institute of Art (DIA), un museo en cuya escalinata se sienta El Pensador de Rodin y cuyas columnas resisten como último vestigio del deslumbrante pasado. Igual todo lo demás, el DIA podría ser engullido pronto por la montaña de deudas: 18.500 millones de dólares, unos 25.000 por cada habitante.


Como escenario cinematográfico Detroit es impagable y, de hecho, se rueda un número creciente de películas. No hay muchos sitios en el mundo donde los huertos caseros están literalmente ganando terreno a los rascacielos: las lechugas brotan en plena ciudad, en espacios ocupados hasta hace poco por bloques de oficinas y mansiones. El descalabro de sus 80.000 edificios abandonados y sus 90.000 solares vacíos no sólo atraen a fotógrafos e instaladores, también a pirómanos locales y foráneos, contra los que nada pueden hacer los diezmadísimos cuerpos de policía y de bomberos. Leduff cuenta cómo incendiar una casa y hacer una barbacoa se ha convertido en una forma de ocio barato para cientos de gamberros, drogadictos y pandilleros. “Una lata de gasolina cuesta tres dólares y alquilar una película cuesta ocho. Sabes que la policía no va a venir, así que la decisión es sencilla”, dice.


Ciudad sin ley


La epidemias de incendios, la falta de fondos y la delincuencia han obligado a las autoridades a abandonar a su suerte barrios enteros. Las patrullas, como mucho, se colocan en los confines para advertir a quienes se acercan de que si entran lo hacen “bajo su propia responsabilidad”. Los escasos conductores de autobús que quedan se niegan a conducir por determinadas calles,muchas comisarías han sido cerradas y vandalizadas y decenas de agentes se han quedado sin coche con el que patrullar.


La interminable avenida Trumbull que conecta el centro con la periferia oeste se puede recorrer entera sin encontrar más comercios quelicorerías montadas en edificios sin ventanas, con aspecto de búnker y puertas de acero. Dentro, los mostradores están protegidos por cristales blindados y algunos dependientes no se molestan en esconder sus armas, más bien las exhiben. Ante la falta de competencia, venden también comestibles, productos de limpieza e incluso material escolar. Algunas amas de casa reconocen que se han acostumbrado a hacer allí la compra diaria.
“Ahora han abierto un supermercado, en la zona que están adecentando, pero durante 20 años en Detroit no ha habido ningún sitio para comprar verduras frescas ni fruta. ¡En una ciudad de 700.000 habitantes y que en tiempos tuvo hasta dos millones! La gente tenía que irse a las afueras si quería comer algo no enlatado”, relata un oficinista del emblemático Penobscot Building, uno de los edificios más altos del mundo cuando fue construido en 1928, una joya “art decó” en la que hoy la mitad de las oficinas están vacantes, varias entradas cerradas y algunos ascensores precintados de mala manera para evitar accidentes.


Los ricos escapan a la periferia


En medio de la desolación, algunas empresas se obstinan en mantener oficinas e incluso han decidido ampliar su presencia como gesto de apoyo a la urbe, casi todas en el pequeño oásis de Downtown. Los trabajadores cualificados, sin embargo, no residen ni pagan impuestos en la ciudad, sino que conducen diariamente hasta la rica periferia que la rodea. La decadencia de Detroit tiene, de hecho, un decisivo factor demográfico. Los ricos, en su mayoría blancos y con estudios universitarios, han ido escapando paulatinamente a la periferia. Los pobres, en su mayoría negros, se han quedado en la ciudad. Como resultado, se ha perdido más de un 60% de la población en las últimas décadas y se ha disparado el desequilibrio racial, con un 85% de población afroamericana.


La epidemias de incendios, la falta de fondos y la delincuencia han obligado a las autoridades a abandonar a su suerte barrios enteros. Las patrullas, como mucho, se colocan en los confines para advertir a quienes se acercan de que si entran lo hacen “bajo su propia responsabilidad”. Los escasos conductores de autobús que quedan se niegan a conducir por determinadas calles,muchas comisarías han sido cerradas y vandalizadas y decenas de agentes se han quedado sin coche con el que patrullar.


La interminable avenida Trumbull que conecta el centro con la periferia oeste se puede recorrer entera sin encontrar más comercios quelicorerías montadas en edificios sin ventanas, con aspecto de búnker y puertas de acero. Dentro, los mostradores están protegidos por cristales blindados y algunos dependientes no se molestan en esconder sus armas, más bien las exhiben. Ante la falta de competencia, venden también comestibles, productos de limpieza e incluso material escolar. Algunas amas de casa reconocen que se han acostumbrado a hacer allí la compra diaria.
“Ahora han abierto un supermercado, en la zona que están adecentando, pero durante 20 años en Detroit no ha habido ningún sitio para comprar verduras frescas ni fruta. ¡En una ciudad de 700.000 habitantes y que en tiempos tuvo hasta dos millones! La gente tenía que irse a las afueras si quería comer algo no enlatado”, relata un oficinista del emblemático Penobscot Building, uno de los edificios más altos del mundo cuando fue construido en 1928, una joya “art decó” en la que hoy la mitad de las oficinas están vacantes, varias entradas cerradas y algunos ascensores precintados de mala manera para evitar accidentes.


Los ricos escapan a la periferia


En medio de la desolación, algunas empresas se obstinan en mantener oficinas e incluso han decidido ampliar su presencia como gesto de apoyo a la urbe, casi todas en el pequeño oásis de Downtown. Los trabajadores cualificados, sin embargo, no residen ni pagan impuestos en la ciudad, sino que conducen diariamente hasta la rica periferia que la rodea. La decadencia de Detroit tiene, de hecho, un decisivo factor demográfico. Los ricos, en su mayoría blancos y con estudios universitarios, han ido escapando paulatinamente a la periferia. Los pobres, en su mayoría negros, se han quedado en la ciudad. Como resultado, se ha perdido más de un 60% de la población en las últimas décadas y se ha disparado el desequilibrio racial, con un 85% de población afroamericana.


Hay anécdotas que ilustran lo hundida y marginada que está la gente de Detroit mucho mejor que ninguna estadística. La Marathon Oil Corporation, por ejemplo, tuvo que renunciar a su idea de contratar sólo a locales para sus nuevas oficinas en la ciudad. ¿El problema? No conseguía cubrir las plazas con los dos requisitos básicos que impone a sus trabajadores: un título de educación secundaria y un test de consumo de drogas. La espiral de miseria que sufre la población hace que Motor City sea, incluso, una tierra de oportunidades para quien viene de fuera. Los inmigrantes mexicanos, por ejemplo, prosperan deprisa abriendo negocios y dando servicios a los ricos que viven en el periferia. Su barrio, llamado Mexicantown, es uno de los más dinámicos y mejor abastecidos.


Pero no sólo hay oportunidades para los extranjeros. Con el aumento del desempleo en otras regiones, cada vez llegan más jóvenes con formación universitaria desde otros puntos de EEUU. Abraham D., blanco y procedente de Chicago, se ha colocado como subdirector de un instituto público con tan sólo 25 años. “Para alguien de mi edad es casi imposible ascender tan rápido, pero aquí en Detroit se puede porque no hay competencia. De cierta manera, es una ciudad de oportunidades”, explica. El 100% de sus alumnos, por cierto, son afroamericanos. “Han pasado por cosas a las que chavales de su edad no deberían estar expuestos”, asegura. La llegada de jóvenes profesionales como él, que copan los trabajos cualificados y alquilan los locales más caros, ha empezado a generar resentimiento. Lo ilustran los graffitis, que en Motor City son ubicuos y bastante expresivos: “Dispara a los hipsters cuando salen a hacer footing”, invita uno.




ANTES



















ACTUALMENTE













Fuente: http://www.elconfidencial.com/mundo/2013-08-24/vida-tras-el-apocalipsis-post-industrial_20724/

http://zonacurio.blogspot.com.es/2013/07/detroit-ciudad-en-decadencia.html

anfaby.lo
Miembros muy activos
Miembros muy activos

Mensajes : 781
Puntos a la fecha : 1643
Valoración : 16
Edad : 46
Sexo : Femenino
Fecha de inscripción : 28/07/2011
Localización : buenos aires

Volver arriba Ir abajo

Re: RELATOS DE VIDAS ACTUALES

Mensaje por anfaby.lo el Dom Sep 14, 2014 6:49 am

CRONICAS SOBRE EXPERIENCIAS, REALIDADES O CIRCUNSTANCIAS DE VIDA EN LA ACTUALIDAD




                              5000 casos de  ebola : conmovedor testimonio de antropólogo en Africa



La epidemia de virus Ébola sigue desbordando cifras y revelando las dos caras de la naturaleza humana. Cada día 100 personas enferman en promedio y más del 50 por ciento fallecen. De estas más del 50 por ciento son en Liberia, según el reporte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) del 12 de septiembre.


El brote se extiende en África Occidental con alrededor de 5.000 afectados en seis meses, y la mitad 
coresponden a llos últimos 21 día, según el registro de la OMS al 7 de septiembre, más la suma del promedio diario. Un relato de Médicos Sin Fronteras (MSF) explicó ayer que el centros de atención de Monrovia está rechazando a los pacientes y enviándolos a casa, ya que se encuentran copados.


El antropólogo belga, Pierre Trbovic contó ayer a través de la Web de MSF, la reacción de algunos liberianos a la hora de enfrentar la enfermedad. El país tiene el récord de 2081 casos y 1137 muertes, según cifras de la OMS. Estas corresponden a una cuenta desde que se inició el brote en marzo hasta el 7 de este mes.


Trbovic llegó a Monrovia como voluntario. “Este no era un trabajo que habríamos planeado para que alguno haga, pero alguien tenía que hacerlo, y así me ofrecí”, dijo ayer.


Explicó que en el centro de MSF sus colegas están desbordados de trabajo. En los primeros tres días le tocó ver solo lluvia, por lo que los pacientes hacían fila mojados y resignados. Su trabajo era rechazar los casos, simplemente por que no había más como atenderlos, explicarles y darles algunos utensilios para enfrentar la enfermedad en sus casas.


“Una vez que entré en la zona de alto riesgo, entendí por qué no podíamos admitir más pacientes. Todo el mundo estaba completamente abrumado. Existen procesos y procedimientos en un centro de tratamiento de Ébola para mantener a todos a salvo, y si la gente no tiene tiempo para seguirlo, pueden empezar a cometer error”.


En este contexto explicó que “puede tomar 15 minutos para vestirse completamente en el equipo de protección personal y, una vez dentro, sólo puede permanecer durante una hora antes de que se han agotado y cubierto de sudor. Usted no puede quedarse más o empieza a ser peligroso. Los pacientes están también muy mal, y es un montón de trabajo el mantener las tiendas de campaña limpia de excrementos humanos, sangre y vómito, y para eliminar los cadáveres”. 
 
El primer caso que rechazó fue un padre que llevó a su hija enferma en el maletero, con la esperanza que la recibieran, para no contaminar al resto de la familia. “El me suplicó que admitiera a su hija adolescente, diciendo que, si bien sabía que no podía salvar su vida”.


“En ese momento tuve que ir detrás de una de las tiendas de campaña para llorar. No estaba avergonzado de mis lágrimas, pero yo sabía que tenía que ser fuerte para mis colegas - si todos empezamos a llorar, nos gustaría realmente estar en problemas”, conttó el antropólogo.


En su relato, dijo que otros familiares simplemente llegaban en coche y dejaban a los enfermos, “y sin esperar se marchaban”. Una mamá trató de dejar un bebé en una silla, “con la esperanza de que si lo hacía, no tendríamos más remedio que cuidar al niño”.


“No hay manera de dejar entrar más pacientes sin poner en situación de riesgo todo nuestro trabajo. Pero explicar esto a la gente que están rogando por sus seres queridos para ser admitido, y asegurarles que estamos ampliando el centro lo más rápido que pudemos, es casi imposible. Todo lo que podíamos hacer era darle a la gente kits de protección para la casa, que contiene guantes, batas y máscaras, para que pudieran estar al cuidado de sus seres queridos con menos posibilidades de infectarlos a ellos”, explicó.


Además contó otro caso revelador. “Tuve que rechazar a una pareja que llegó con su pequeña hija. Dos horas más tarde, la niña murió en el frente de nuestra puerta, donde permaneció hasta que el equipo de eliminación de cuerpos se la llevó”.


Las lágrimas de Trbovic y sus colegas también son de regocijo, y esto llega cuando se da de alta a un nuevo paciente. "Cada vez que las personas se recuperan, tenemos una pequeña ceremonia para los pacientes que son dados de alta”.


“Al oír las palabras de los pacientes dados de alta, ya que nos dan las gracias por lo que hicimos, nos da toda una buena razón para estar allí”, relató el antropólogo.


Luego de despedir a un paciente Trbovic recordó las mradas de los demás trabajadores de la salud. “Mirando a su alrededor vi lágrimas en todos los ojos de mis colegas. A veces hay buenas razones para llorar”.


Es luego de estos momentos que algunos pacientes tienen más suerte. “Un día, un anciano esperó afuera durante cinco horas con sólo un paraguas roto para la sombra. En todo ese tiempo, lo único que me dijo fue: "exceso de sol '.Le tomó tanto esfuerzo. Su hijo que estaba con él, tenía demasiado miedo para acercarse y ofrecerle todo el confort. Cuando finalmente fuimos capaces de admitirlo, su hijo vino a darme las gracias con lágrimas en los ojos”.


5000 casos de ébola


Desde que se inició el brote en marzo en Guinea, y se extendió en Liberia y Sierra Leone, un total de 4366 personas enfermaron hasta el 7 de septiembre (casos confirmados y probables), y 2096 de ellos lo hicieron los últimos 21 días, período en que el virus tarda como máximo en presentar los síntomas, informó la OMS.
Esto significa que al día 13 de septiembre hay unos 5000 casos en estos tres países. A su vez el número de fallecidos es 2218 eldía 7 y de unos 300 más día de hoy. La cepa de virus tiene una mortalidad mayor del 50 por ciento.


Nigeria acumula 21 casos, y 9 de ellos en los últimos 21 días. Ocho personas fallecieron el país hasta la fecha.


En Senegal hay un enfermo confirmado y dos sospechosos, sin embargo la OMS declaró al país en situación estable.


A partir del 29 de agosto, fecha en que se dio el primer caso de Nigeria, pasaron cuarenta y dos días - el doble del período máximo de incubación - “y no hay casos reportados adicionales”.


Distinta situación se vive en el Congo, donde entre el 2 y 9 de septiembre se registraron 31 nuevos casos del virus de una cepa diferente a la epidemia del África Occidental. informó la OMS el 10 de septiembre.
En total el país acumula 61 casos desde el primero observado en julio, y nueve muertes entre las aldeas Watsi Kengo, Lokolia, Boende, y Boende Muke.


“Un total de 386 contactos se han enumerado y 239 contactos han sido objeto de seguimiento. Todos los casos y contactos están vinculados al caso índice inicial notificado a la Organización Mundial de la Salud el 26 de agosto de 2014”, según la OMS.


Fuente:http://www.lagranepoca.com/33147-5000-casos-ebola-conmovedor-testimonio-antropologo-africa

anfaby.lo
Miembros muy activos
Miembros muy activos

Mensajes : 781
Puntos a la fecha : 1643
Valoración : 16
Edad : 46
Sexo : Femenino
Fecha de inscripción : 28/07/2011
Localización : buenos aires

Volver arriba Ir abajo

Re: RELATOS DE VIDAS ACTUALES

Mensaje por anfaby.lo el Sáb Sep 20, 2014 10:58 pm

CRONICAS SOBRE EXPERIENCIAS, REALIDADES O CIRCUNSTANCIAS DE VIDA EN LA ACTUALIDAD




 
[size=32]El drama de 4 vidas entre los escombros en Gaza[/size]
 


Algunos de los 80.000 residentes de Shejaiya huyeron, el resto vive entre ruinas.

Más de 400.000 habitantes de Gaza fueron desplazados a causa de la reciente operación militar de Israel contra la Franja, que duró 50 días. Unas 18.000 viviendas resultaron también destruidas y muchas otras dañadas.
Uno de los vecindarios más afectados fue Shejaiya, abarrotado y cercano al borde occidental, donde el ejército israelí aseguro haber bombardeado los túneles que militantes palestinos habían construido para llevar a cabo ataques sin ser vistos.

Antes de la ofensiva, el gobierno de Israel advirtió a los 80.000 residentes del barrio que debían abandonar el lugar. Sin embargo, muchos no pensaron que los ataques fueran a ser muy serios y se quedaron en sus casas.
La noche del 19 de julio Israel atacó con artillería pesada, morteros y desde el aire. En 24 horas murieron decenas de palestinos y al menos 13 soldados israelíes.

Desde entonces, aquellos que no huyeron viven entre los escombros. Y cuatro de ellos cuentan a la BBC cómo es.

El profesor de inglés


Abdul Abu Ahmed es el encargado de la enseñanza del inglés en las escuelas primarias de Gaza.


Abdul Karim Abu Ahmed, de 55 años, dice que Shejaiya solía ser un distrito bonito y que se sentía orgulloso de vivir allí.
El profesor, empleado del ministerio de Educación y encargado de revisar la enseñanza del inglés en las escuelas primarias de Gaza, tenía una casa grande con jardín que compartía con su esposa y sus 11 hijos, de entre 7 y 25 años. Un hogar que se hizo añicos durante el bombardeo.
"Nos quedamos sin nada", cuenta sentado sobre el amasijo de cemento y hierros que antes fueron su casa. "Vivimos en condiciones miserables", se queja. "No tenemos agua ni electricidad. Todo está destruido. No hay muebles ni cobijas".
Al menos consiguió salvar sus novelas inglesas y los archivos importantes de las ruinas de su estudio.
Pero dice que no va a quedar así. Mientras renta un apartemento en Ciudad de Gaza, junto con su hermano y sus hijos trata de reconstruir la vivienda.
"Volveremos aquí, a esta casa. La vamos a hacer aún más bonita".


El barbero


Essam Habib es dueño de una barbería que abrió 18 meses antes de la última ofensiva de Israel.

Essam Habib había abierto su barbería en la calle Habib sólo 18 meses antes de la ofensiva. Sus tíos y primos murieron en los ataques, pero su negocio sigue en pie, al menos el edificio, al igual que la casa familiar.
"La gente huyó. No hay casas, así que apenas quedan clientes", dice. Pero debe seguir cortando pelo y afeitando barbas para poder al menos comer.
"No tuve otra opción que limpiar la barbería, regresar a trabajar y rezar", cuenta.
Aunque no es fácil. Las tuberías se rompieron y no hay electricidad, por lo que Essam debe traer agua y usar un generador. Funciona con gasolina y está muy cara, así que tuvo que subir los precios.


Mapa de Shejaiya, antes y después del ataque del 19 de julio.


"Sólo espero que esta crisis se solucione cuanto antes, porque la gente está viviendo una situación muy difícil y está también la humillación...".


La abuela



Suhila Mohamadain se pregunta cómo harán sus doce hijos para reconstruir la casa familiar.


Suhila Mohamadain, de 54, es madre de 12 y perdió a uno de sus hijos, Ismail, en la ofensiva del 19 de julio. Se encontraba en el último piso de su vivienda de cuatro plantas cuando un ataque aéreo la destruyó. Un poster con su imagen decora ahora las paredes rotas.
"Era sábado y mi nuera y yo estábamos sentadas en el salón", recuerda. "Habíamos oído disparos los últimos días, pero en aquel momento escuchamos explosiones sobre nuestra cabeza. Los niños comenzaron a llorar".
Sus nietos le dijeron que no se preocupara. "Abuela, estamos todos juntos".
Pero no, faltaba uno de sus hijos. "¿Alguien vio a Ismail?, grité".
A pesar de que su familia ha alquilado otra casa, Mahamadain pasa mucho tiempo al día mirando los escombros de su casa, a sabiendas de que no será fácil verla reconstruida.
"Eran ocho apartamentos, cuatro a cada lado. ¿Cómo los van a reconstruir?", pregunta, refiriéndose a sus hijos. "Cada uno tiene diez hijos. ¿Cómo los van a alimentar?".


El constructor



Mohammed Habib no ha podido reparar su casa por falta de materiales de construcción.


Mohammed Habib es un trabajador de la construcción que no ha podido arreglar su propia casa por falta de materiales.
Uno de los muros exteriores de la vivienda se derrumbó tras un ataque aéreo de Israel y el fuego de los tanques destruyeron unas 20 viviendas aledañas, entre ellas una clínica.
Él y sus parientes abandonaron Shejaiya y se refugiaron temporalmente en una escuela-refugio de Naciones Unidas, pero regresaron lo antes posible.
Se las arreglaron para limpiar dos habitaciones de la casa en ruinas y en ellas viven hoy 25 personas; entre ellas, su esposa e hija, su padre, sus hermanos con sus esposas e hijos y su abuela.
"Parece que hubo un terremoto", dice, mostrando el panorama desolador del vecindario.
No hay electricidad y recogen agua de unos tanques en la calle.
A Habib le preocupa el futuro. Dice que le llevará años retirar todo los escombros y reconstruir su hogar. "No tenemos cemento, ni acero, no hay materiales de construcción".


Fuente: http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2014/09/140915_gaza_vivir_entre_escombros_lv.shtml

anfaby.lo
Miembros muy activos
Miembros muy activos

Mensajes : 781
Puntos a la fecha : 1643
Valoración : 16
Edad : 46
Sexo : Femenino
Fecha de inscripción : 28/07/2011
Localización : buenos aires

Volver arriba Ir abajo

Re: RELATOS DE VIDAS ACTUALES

Mensaje por anfaby.lo el Miér Sep 24, 2014 7:45 pm

CRONICAS SOBRE EXPERIENCIAS, REALIDADES O CIRCUNSTANCIAS DE VIDA EN LA ACTUALIDAD





                                       HAITI, CUATRO AÑOS DESPUES, NADA CAMBIO






Microcasas en el campamento de Icare, donde viven 500 haitianos que perdieron sus casas en 2010 (Jules Jelin Esaü)


La reconstrucción después de la tragedia que mató a 240 mil personas en 2010 no existe. Violencia, falta de agua y electricidad hacen todavía más difícil la vida en los campamentos

Cada dos días, Florence Porisaint sale de su precaria casa en el campamento de Icare, cerca de Fuerte Nacional, en busca de agua por Puerto Príncipe. La caminata de 40 minutos rinde un balde lleno que cubrirá las necesidades de su nieta y de su hija, con quienes vive, por poco más de un día. El suplicio que padece es parte de la rutina de Florence y de otros 137 mil haitianos, que todavía viven en campamentos después de haber perdido sus casas en el terremoto de 2010.

Cuatro años después de la tragedia, que dejó 240 mil muertos y 1,5 millones de desamparados, la reconstrucción del país y de la vida de aquellos que perdieron sus casas es inexistente. La movilización parece haber quedado en la fuerza tarea inicial para el envío de ayuda humanitaria y la remoción de los escombros. Una de las postales de Haití, el Palacio Presidencial, fue demolido a la espera de su reconstrucción. La Catedral Notre Dame continúa con su parte superior destruida. Por el centro de la ciudad, casas y edificios derribados por el temblor permanecen arruinados, aumentando la sensación de abandono crónico y pobreza que imperan en Puerto Príncipe.

"Pensábamos que nos quedaríamos aquí por un período breve, pero desde el terremoto nadie del gobierno da la cara”, cuenta Florence, que vive en una carpa de dos metros cuadrados con su hija y su neta. "No tenemos agua, no tenemos comida. Vivimos como animales”.

La misma inseguridad abate a sus vecinos. En Icare, 500 personas se aprietan en microcasas construidas con chapas de zinc, plástico y pedazos de madera. El espacio tomado por el desagüe sanitario a cielo abierto y por la basura acumulada en la entrada compite con el conquistado por habitantes locales, que venden frutas y comida en el suelo.

Precariamente improvisadas, las "casas” llegan a albergar a 10 personas. Los habitantes, que no tienen acceso a energía eléctrica o saneamiento básico, difícilmente hacen más de una comida por día. No son raros los relatos de adultos y niños que llegaron a quedarse incluso una semana sin comer.

Improvisar es parte de lo cotidiano. Para sobrevivir y lograr mantener la vivienda de tres metros cuadrados en que vive con su mujer y sus cinco hijos, Lindor Cherisnord, de 39 años, trabaja cargando bolsas de arroz o cemento, lo que le rinde cerca de dos dólares por día. "Es como logro defenderme. Aquí no tenemos ayuda del gobierno, no nos dan comida ni agua”, dice, al subrayar el aumento de la violencia sexual y de otros delitos, como robo o latrocinio, en las callejuelas que separan una casucha de otra. "Tal vez sea el destino quedarnos aquí hasta morir”.





causa de una deficiencia que lo hace andar en silla de ruedas, Charles Robiou (foto arriba), 34 años, vive desde hace cuatro años con su madre, dos hermanas y dos sobrinas en el mismo lugar en que venden pollo, manteca, dulces y hierbas – todo sin refrigeración, descubierto y con moscas. Para empeorar, el calor cruel bajo el tejado de zinc hace que los 40 grados de afuera parezcan 50. "Montamos el pequeño negocio con el dinero que recibimos de una ONG para ayudar en el retiro de los escombros. Pero aquí no tenemos dignidad, no hay baño, no hay agua. Y, cuando llueve, el agua sucia sube e inunda nuestra casa”.


Las casas, con suelo de tierra, ropas colgadas en varas sobre las camas y puertas de chapa de metal se mezclan en el paisaje compuesto por niños sin ropa, ancianos hambrientos y la poca comida preparada en estructuras escasas, donde el poder público no circula y las tropas de la misión de la ONU (Minustah) no patrullan.

"No hay un día que sea fácil. Y, para agravar las cosas, convivimos diariamente con la violencia, el ajuste de cuentas entre rivales y los estupros”, cuenta Thermidores Terméus, 22 años, que vive con su mujer Immanuelle, 19 años, y la bebé Estessy, de dos años (foto abajo).






Es también en los campamentos donde la rivalidad entre pandillas vuelve a formar parte de la rutina de los haitianos. Sin iluminación pública, nadie se arriesga a caminar por las callejuelas entre carpas cuando anochece. Así, los homicidios ganan nuevos terrenos, lejos de los ojos de las fuerzas de seguridad.



Niñas haitianas menores de diez años se ven obligadas a ofrecer su cuerpo para poder adquirir un poco de agua potable en campos de refugiados.

Haití sufre  lacras sociales, como las violaciones a las mujeres. Más del 90% de las mismas son perpetradas contra menores. Además, aumenta en el país la tasa de drogadicción, el desempleo y la violencia, informa El Espectador.

Una de las residentes de un campo de refugiados cerca de Champ Mars denunció que su hermana, de nueve años, se prostituye y su hija, de seis, empieza a ser acosada.

"Ninguna es virgen", sostiene al tiempo que destaca que "las violaciones suceden cada segundo".

Ya en 2011 la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) reveló que jóvenes y niñas son las que más sufren la violencia sexual: de cada 60 víctimas que la OIM atendió en Haití en 2010 el 97% eran mujeres y niñas y el 3% restante, hombres.  

Desde entonces la violencia ha venido aumentando en el país latinoamericano, ya que los incidentes no se informan a la policía debido a la falta de acceso a la justicia por parte las víctimas o las amenazas y la intimidación de los perpetradores.


 El gobierno haitiano también se resiente de la reconstrucción inexistente del país. De los cerca de 10 mil millones de dólares prometidos a Haití en enero de 2010, menos del 5% pasaron por las manos de las instituciones estatales o de las organizaciones de la sociedad civil haitiana. Se estima que la mitad del dinero haya quedado en organismos internacionales y hayan sido gastados en ayuda humanitaria, puestos de trabajo de corto plazo, albergues y remoción de escombros. Un asesor cercano al presidente Michel Martelly y al primer ministro Laurent Lamothe recuerda que, en esa época, todos querían aparecer como donantes, pero sólo la mitad de lo prometido acabó siendo entregado. A pesar de aplaudir los 10 años de la Minustah en el país y rezar para que ellos se transformen en 20, formula críticas al propio Brasil, que no habría conseguido dar un salto más allá de la seguridad pública. "No me pone triste que Brasil invierta en Cuba y en otros países. Sólo me pone triste no haber invertido aquí”, dice.

El organismo de la ONU que debería coordinar la reconstrucción en el largo plazo fue cerrado en 2012. Hoy, la mayor seguridad financiera del país viene de Petrocaribe, acuerdo con Venezuela que garantiza a Haití 400 millones de dólares al año. Pero incluso ese esquema es incierto para las próximas décadas.

Después del terremoto, que destruyó lo poco que quedaba de las estructuras del país, Haití vio cómo su realidad empeoró más aún. A fines de 2010, fue escenario de un brote de cólera que mató a 8.300 personas y contaminó a más de 650 mil. En agosto de 2012, la tormenta tropical Isaac causó pérdidas agrícolas del orden de 254 millones de dólares y dejó a 1,6 millón de haitianos en situación de emergencia.

"Haití siempre fue un país muy pobre, lleno de sorpresas. Aquí, como ellos mismos dicen, es el ‘Vivrel’inesperé’ (Vivir lo inesperado)”, recuerda el cónsul brasilero Vitor Hugo Irigaray. Según el diplomático, que trabajó en Haití por primera vez hace 25 años, la falta de infraestructura es la maldición del país, que sufrirá la salida de las tropas extranjeras. "El día en que saquen la misión, esto se va a convertir en un caos. Ellos no están preparados, no existe una fuerza que pueda garantizar la seguridad. Y si no hay seguridad, ¿cómo vamos a tener paz?”, pregunta.




Fuente: http://site.adital.com.br/site/noticia.php?lang=ES&cod=81927


http://actualidad.rt.com/sociedad/view/141175-haiti-ninas-prostituirse-cambio-agua

anfaby.lo
Miembros muy activos
Miembros muy activos

Mensajes : 781
Puntos a la fecha : 1643
Valoración : 16
Edad : 46
Sexo : Femenino
Fecha de inscripción : 28/07/2011
Localización : buenos aires

Volver arriba Ir abajo

Re: RELATOS DE VIDAS ACTUALES

Mensaje por anfaby.lo el Miér Oct 01, 2014 4:45 am

CRONICAS SOBRE EXPERIENCIAS, REALIDADES O CIRCUNSTANCIAS DE VIDA EN LA ACTUALIDAD



                                  COMO EL EBOLA  DEJA MILES DE HUERFANOS Y ACABA CON LA AMABILIDAD




Naciones Unidas calcula que unos 5.000 niños en Liberia, Guinea y Sierra Leona han perdido a uno o ambos padres por el virus de Ébola.
La agencia de la ONU para la infancia, UNICEF, señala que encontrar quién los cuide es una tarea extremadamente difícil debido al estigma que rodea a la enfermedad.
La organización agrega que algunos niños están siendo alimentados por vecinos, pero no están recibiendo más cuidados.
La UNICEF cita el caso típico de un niño de cuatro años que perdió a ambos padres. El menor estaba siendo atendido por un sobreviviente de ébola pero el arreglo se volvió imposible cuando fue rechazado por el resto de la comunidad.



El ébola está siendo devastador para las familias y las comunidades de África occidental. Hasta el 20 de septiembre, la última fecha de cómputo, se había cobrado 2.811 vidas en Guinea, Liberia, Nigeria y Sierra Leona, pero la enfermedad también está teniendo consecuencias en las costumbres sociales de estos países. En concreto, se dejó de saludar.
Una de las cosas en las que los habitantes de África occidental son muy buenos es en saludarse entre ellos. En la mayoría de países de la región resultaría grosero pasar a la par de un conocido diciendo sólamente "hola, ¿qué tal?".
En el oeste del continente lo normal es pararse, extender una mano, incluso las dos, estrechar con ellas las del prójimo y después abrazarse.
A este protocolo suelen seguirle varias palmadas en la espalda y más apretones de mano en señal de acuerdo. Para terminar, un "choca esos cinco".
Lo hacían los niños, los hombres, las señoras mayores.
Lo hacían, porque ya no.

El ébola se extiende por el contacto con fluidos corporales, así que estos días la gente de los países afectados por la enfermedad rehúye del contacto físico, incluidos los apretones de manos.
Por supuesto, esto perjudica sobre todo a quienes ya han contraído el virus y a sus seres queridos. Pero también afecta a la población en general y en toda la región.


[size=31]"No nos derrotará"[/size]

El país en el que la enfermedad se está cobrando más vidas en en Liberia.





Después de que el presidente estadounidense Barack Obama anunciase el envío de 3.000 militares para construir nuevos centros de tratamiento y ayudar a formar al personal médico del país, la presidenta de Liberia, Ellen Johnson Sirleaf le contestó con un discurso de agradecimiento.
Pero también se dirigió a los liberianos: "El ébola no nos derrotará".
La mandataria ya antes había hecho referencia al "daño que la enfermedad está haciendo al estilo de vida" de sus compatriotas. Con ello también estaba haciendo referencia, seguramente, al característico apretón de manos del país.
 A éste se le conoce como "el chasquido de dedos liberiano". Suena doloroso, pero no lo es. Es difícil de dominar, es así.
Este saludo implica estrechar las manos de la manera usual. Es al soltarse cuando se hace el chasquido, pero no con los propios dedos, sino en colaboración.
Y es cuestión de honor producir un chasquido lo más fuerte posible. Cuanto más alto suene, mayor es la amistad.
Pero esto se terminó.


[size=31]Cuestión de honor[/size]

Estuve en Liberia en varias ocasiones y se me hace imposible imaginar el país sin el sonido característico del chasquido.


El ébola también está haciendo daño al estilo de vida de los liberianos

Ellen Johnson Sirleaf, presidenta de Liberia


Si yo, como extranjero, lo siento así, no puedo hacerme a la idea de cuán difícil será para los liberianos no saludarse más de esa manera.
Y ocurre igual en toda la región. En las zonas francófonas de África occidental los tradicionales saludos con tres besos en las mejillas se ha dejado de hacer.
Es como si esta terrible enfermedad, no contenta con matar a miles de personas, quisiera arrancar también el corazón a una población amable y comunitaria.
Algo igual de impactante está teniendo lugar en la vecina Sierra Leona. El país está siendo devastado también por la enfermedad, con los hospitales saturados y el precio de los alimentos creciendo sin parar.
En septiembre se han documentado 21 casos de muerte por ébola.

[size=31]Un país en cuarentena[/size]

En un esfuerzo para detener la propagación del virus, las autoridades ordenaron un toque de queda durante tres días, que se extendió este jueves y se expandió a más comunidades.
Durante la cuarentena la población no puede salir de casa y profesional sanitario visita cada casa para detectar casos de contagio.


La operación está llena dificultades y riesgos. En primer lugar, no está claro si Sierra Leona tiene el suficiente personal médico cualificado que vaya puerta a puerta y cabaña por cabaña.
Tampoco se sabe qué harán si se encuentran con pacientes potenciales, estando como están los centros de salud llenos a rebosar.


El gobierno de Sierra Leona dijo que "situaciones desesperadas requieren medidas desesperadas".
Pero si incluso la cuarentena funciona, esto es otro ejemplo de cómo el ébola está alterando la forma de vida de un país.
La mayoría de la población es muy pobre. Muchos trabajan como vendedores ambulantes o como jornaleros.
Muy pocos tienen grandes cantidades de alimento almacenado y sólo una minoría posee un lujo como un refrigerador.
Por lo tanto, la mayoría tiene salir a trabajar y a comprar a diario. De otra manera, no podrían alimentar a su familia.
Lavarse las manos es primordial para evitar el contagio, pero muchos ciudadanos no tienen agua corriente en África occidental.


Y en eso incide directamente el encierro obligatorio.
Por supuesto, lo más afectados por el ébola son los enfermos, los moribundos y sus familiares.
Sin embargo, la enfermedad incide en la vida de todos los habitantes de estos países. Y se trata de una parte terriblemente importante de la vida, por mucho que parezca mundano; desde saludarse hasta hacer la compra.
La presidenta de Liberia dijo en su discurso: "Estamos luchando contra el ébola. Venceremos".
Si esto pasa, cuando ocurra, una de las cosas más preciadas que los ciudadanos de África occidental tendrán de nuevo es la posibilidad de estrecharse la mano.


En los países afectados por el virus se rehúye del contacto físico. En los supermercados las dependientas usan guantes.




Fuente:http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2014/09/140926_salud_ebola_acaba_amabilidad_lv

anfaby.lo
Miembros muy activos
Miembros muy activos

Mensajes : 781
Puntos a la fecha : 1643
Valoración : 16
Edad : 46
Sexo : Femenino
Fecha de inscripción : 28/07/2011
Localización : buenos aires

Volver arriba Ir abajo

Re: RELATOS DE VIDAS ACTUALES

Mensaje por anfaby.lo el Jue Ago 20, 2015 6:49 pm

CRONICAS SOBRE EXPERIENCIAS, REALIDADES O CIRCUNSTANCIAS DE VIDA EN LA ACTUALIDAD


Colombia: la tragedia de la Alta Guajira, la región en la que no llueve hace tres años*

Natalio Cosoy Enviado de BBC Mundo a la Alta Guajira (@nataliocosoy)



Tres años de sequía, falta de infraestructura, alta corrupción, baja presencia del Estado, aislamiento y -desde hace meses- el cierre al paso de mercancías desde Venezuela, se han combinado para crear una profunda crisis humanitaria en el departamento de La Guajira, en el noroeste de Colombia. Hasta la parte más remota del departamento, la Alta Guajira, viajó BBC Mundo.
Es como recorrer el lomo de una serpiente ocre, reptando entre un mar de espinas.
No hay marcas para seguir un camino, apenas huellas de vehículos que ya pisaron esos suelos, que se entrecruzan formando un laberinto, sembrado de cactus.
Buscar agua puede llevar varias horas en la Alta Guajira.
La Alta Guajira, en el extremo nororiental de Colombia, es un lugar inhóspito y remoto, a donde es difícil llegar para personas, bienes y buenas voluntades; incluso para la propia maquinaria del Estado.
Tan acostumbrados están los habitantes a que casi nadie venga de fuera, que cuando la ONG británica Oxfam -con la que BBC Mundo viajó a la zona- llegó por primera vez con el plan de instalar sistemas de provisión de agua les preguntaron "qué numerito hay que marcar" en la boleta electoral.
Creían que eran parte de otra caravana de campaña, la única instancia, dicen los habitantes, en que se ve a los políticos por la zona.
Llega tan poca gente de fuera, que cuando pasan visitantes, en el internado de Siapana, se visten con uniforme festivo para recibirlos.



Como ahora, cuando la campaña política está a toda marcha de cara a las elecciones departamentales y para alcaldías de octubre.

La Alta Guajira es también una de la zonas más pobres y desoladas del país, donde apenas hay servicio de agua; no hay alcantarillado y pocos lugares tienen luz eléctrica.
Remedios Ipuana pide comida a sus vecinos, para ella y las dos hijas que viven con ella.
El efecto de esas carencias cala en la vida de sus habitantes.

"Tengo hambre y la niñita debe estar llorando de hambre", confiesa con gesto de vergüenza Remedios Ipuana.

La niña tiene cuatro años; la dejó atrás para ir a pedir algo de comida a su vecino Beniverto Fernández, en la zona de Porshina.

Jagüey seco


El agua es escasísima en la Alta Guajira.

Antes llovía por estaciones, pero ahora se vive una larguísima sequía, consecuencia de sucesivos fenómenos de El Niño.

Los más de 200.000 habitantes de la región, casi en su totalidad miembros de la comunidad indígena wayuu, la más grande de Colombia, hace tres años que no ven llover.
El jagüey de Porshina está totalmente seco hace meses...... de él sacaban agua de 300 a 400 familias wayuu.



La tierra ajada en el jagüey (poza donde se acumula agua) del área de Porshina es testimonio incuestionable de la sequía.

En enero tenía un poquito de agua. Después, nada.

De allí bebían y daban de beber a sus animales unas 300 a 400 familias wayuu.

Una paradoja: "porshina", en lengua wayuunaiki, significa zona con mucho barro.

Sin siembra


No muy lejos de donde está el jagüey vive Beniverto Fernández, junto a su mujer Altagracia González y dos hijos, la familia a la que fue a visitar Remedios Ipuana.

Por la falta de agua se le han muerto 30 chivos y 80 ovejas.
A Beniverto Fernández se le han muerto muchos animales por la sequía.
"Los animales no tienen qué comer", dice.

Cuenta cómo tiene que quemar tuna (cactus) y darles eso como alimento.
Unas 200.000 personas viven en la Alta Guajira, prácticamente todos wayuu.
Es algo que se repite en toda la región: familias que tenían 200 a 300 chivos ahora tienen 70 u 80.

Los animales son clave en la organización social wayuu: sirven para cancelar deudas, saldar problemas con la justicia indígena y pagar la dote por una esposa.

La falta de otras fuentes de alimento también pone presión sobre los rebaños.
Los chivos no sólo sirven para alimento, también cumplen otras funciones en la cultura wayuu.Los granos que guarda Beniverto Fernández y su familia para sembrar cuando venga la lluvia.
"A veces nos aburrimos de comer arroz y entonces comemos los animales", cuenta Fernández.

"Anteriormente, cuando llovía, sembrábamos y comíamos de la siembra".

Pero en las casas wayuu de la Alta Guajira ya nadie puede sembrar.

Molinos y pozos


En el techo que cubre los tanques que guardan el agua que Fernández y su familia traen de un molino cercano se ven bolsitas con granos que cuelgan hace meses y meses, lejos de los animales, a la espera de la lluvia, para ser sembradas.

El molino, que se encuentra a 2km de su casa, había sido construido por el único presidente militar de facto que tuvo Colombia, Gustavo Rojas Pinilla, en la década del 50 del siglo pasado.
Uno de los molinos instalado por Rojas Pinilla...... fue reparado por Oxfam y la comunidad.


Es uno de varios que ese mandatario colocó en La Guajira, muchos ya fuera de servicio.
De hecho, este también había dejado de funcionar, y el agua de su pozo era bombeada a mano.
Fue reparado por Oxfam hace ocho meses, organización que junto con las comunidades puso en condiciones pozos y molinos en 11 puntos de la región y proveyó a casi 1.800 familias de filtros de agua.
Ahora muchas familias recogen agua para beber y para su ganado de este pozo alimentado por el molino.
Su tarea complementa la de las autoridades estatales, departamentales y nacionales (de hecho algunos de sus proyectos se financian con fondos del gobierno nacional), que trabajan a un ritmo más lento.
Hace un año el presidente Juan Manuel Santos visitó la región y prometió que el gobierno nacional construiría nueve pozos de agua.
Así estaba la obra del pozo del internado de Siapana cuando la visitó BBC Mundo.
A la fecha, según los pobladores locales, ninguno se ha completado.
El más avanzado, que BBC Mundo vio en el internado (escuela de pupilos) del corregimiento de Siapana, ya sacaba agua, pero todavía no estaba totalmente operativo; aunque las autoridades nacionales dicen que ya funciona.

Calamidad pública

La de la Alta Guajira es considerada una emergencia de desarrollo lento, con sucesivas crisis que van profundizando la situación de escasez.
Las autoridades departamentales declararon a mediados de 2014 el Estado de calamidad pública, que todavía sigue vigente.
Todd Howland, representante en Colombia de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, ve una gran contradicción entre los niveles de crecimiento de Colombia (más de 4% anual en los últimos cuatro años) y la situación que se vive en La Guajira.
El líder wayuu Gustavo Valbuena cree que una mayor autonomía de la región podría ayudar a resolver algunos de sus problemas.


"Este es un país que es casi de ingreso medio alto y hay niños muriendo por desnutrición", le dijo a BBC Mundo.
En lo que va del año, en La Guajira se reportaron 11 muertes de niños menores de cinco años cuya causa probable es desnutrición (el mayor porcentaje de Colombia), según el último boletín epidemiológico del Instituto Nacional de Salud (INS); en todo 2014 fueron 48.
El problema con las cifras, dice Gustavo Valbuena, líder de la organización Wayuu Araurayu es que "se mueren niños y ancianos y simplemente no los registran", las familias no avisan.

Desnutrición aguda

En la zona de Siapana, América González (ver video que acompaña a esta nota) cuenta que tres de sus hijos murieron por desnutrición hace seis o siete años.
Sus dos hijos menores sufrieron desnutrición aguda y, aunque se recuperaron, siguen en riesgo de volver a padecerla.
"A medianoche me siento a pensar qué voy a hacer con mis hijos", le dijo con preocupación a BBC Mundo.
La hija menor de América González sufrió desnutrición aguda...... y su más pequeño hijo varón, también.
Un informe de 2014 la Defensoría del Pueblo de Colombia estimaba en 40.000 las personas en situación de hambruna en la Alta Guajira; 70% niños y mujeres.
El gobierno envió raciones alimentarias de emergencia a la Alta Guajira a mediados de ese año.
Pero, dicen los habitantes locales, sólo alcanzó para una semana y no enviaron más

La frontera con Venezuela

La falta de agua es una de las causas de una crisis alimentaria que terminó de rebosar cuando, hace más de un año, Venezuela comenzó a restringir el paso de productos hacia Colombia.
Los wayuu tienen doble nacionalidad y históricamente se han movido con libertad entre Colombia y Venezuela.
El vecino país dice que busca contener el "contrabando de extracción", el traslado de mercancías subsidiadas (combustible y alimentos, más que nada) de un país al otro.
Los wayuu tienen doble nacionalidad, ya que su territorio ancestral abarca ambos estados.
Así que pasaban libremente de un lado a otro de la frontera, a trabajar y a comprar alimentos a precios subsidiados.
Pero hubo wayuus que abusaron de ese beneficio, le dijo a BBC Mundo Luis Mora, asesor del Plan Fronteras para la Prosperidad de Cancillería, orientado a fomentar alternativas de desarrollo económico en los puntos más alejados del país.
Mora cuenta que las autoridades venezolanas le dijeron en julio de 2014 que estaban saliendo para la Alta Guajira 5.000 toneladas de alimentos mensuales, mayormente destinadas al contrabando.
En Uribia, la capital municipal, es fácil encontrar productos venezolanos de contrabando.
"Eso alcanza para darle comida un mes a una ciudad de 1 millón y medio de habitantes", le explicó Mora a BBC Mundo.
En su mayoría, sin embargo, la población simplemente sacaba provecho de alimentos más accesibles que los que pueden adquirir en Colombia.

Acuerdo de Cancillerías

Para intentar paliar la situación de falta de alimentos, hace poco menos de un año la Cancillería colombiana acordó con su contraparte venezolana que 60 transportistas designados por las comunidades wayuu de la Alta Guajira podrían ir a comprar en el centro de acopio de Cojoro, al otro lado de la frontera.
Mora, del Plan Fronteras, dice que aunque no sin dificultades "Venezuela ha mantenido el punto de Cojoro" abastecido y destaca la colaboración prestada por el vecino país.
Dobaisa Palmar es una de las tenderas que vende productos de Cojoro...... pero sus anaqueles ya no están, dice, llenos como en el pasado.
Dobaisa Palmar Chacín, del corregimiento de Monserrate, tiene una tienda en la que vende esos productos.
Los precios que paga son estables, pero en pesos colombianos, y la oferta es limitada.
"Hay harina, arroz, azúcar, nomás", le dijo a BBC Mundo, al tiempo que mostraba las alacenas de su almacén, que alguna vez estuvieron abarrotadas y hoy apenas tienen productos.

Las escuelas

Los problemas sanitarios y alimentarios no son exclusivamente debidos a la escasez o falencias en los servicios de agua.
También hay corrupción, negligencia y mala administración.
Hay lugares donde existen fuentes de agua, pero la forma en que se extrae y se acumula hace que se comprometa su calidad


Hace un mes, la Superintendencia de Salud sancionó a instituciones sanitarias y al departamento de La Guajira porque por su inacción cuando en 2013 murieron nueve niños wayuu.
Y recientemente un funcionario de la Secretaría de Educación de Uribia fue detenido por apropiación de fondos públicos.
En el Centro de Desarrollo Infantil de Siapana tienen algunos casos de niños con problemas nutricionales.
Hace apenas una semana, la Defensoría del Pueblo denunció irregularidades en los programas de alimentación escolar en varios departamentos del país, incluida La Guajira.
La comida la provee el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) a través de contratos con fundaciones que se encargan del trabajo en el terreno.
Alexander Fernández, profesor de la escuela de Taparajin, asegura que el alimento que le entregan no alcanza para todo el mes.
En muchos casos, la provisión es insuficiente.
Alexander Fernández, profesor de escuela de Taparajin, dice que recibe tres pacas de arroz al mes, pero que le alcanzan sólo para 15 o 18 días.
Igual sigue pensando que una de las cosas que más le hace falta a su escuela son elementos de juego, para que los niños se diviertan.
Hay una cancha de fútbol de tierra y otra de baloncesto.
Pero no tienen balones.

Autonomía

Gustavo Valbuena, de la organización Wayuu Araurayu, dice que una solución a estos problemas es que los indígenas de la Alta Guajira reciban en forma directa los recursos que distribuye el gobierno nacional.
Quieren dejar de depender de intermediarios como la gobernación y las alcaldías.
La campaña electoral para los comicios de octubre continúa.
"Hace un año hablamos con el presidente (Juan Manuel Santos) y el gabinete para establecer una región autónoma", le contó a BBC Mundo.
Todd Howland, de la ONU, cree que este puede ser un principio de solución para los problemas de La Guajira.
"Hay que darle los recursos a las autoridades indígenas y hacerlas responsables de superar los problemas que existen", dijo a BBC Mundo.

"Hubieran traído un poco de arroz"

Pero no es algo que vaya a ocurrir de inmediato.
Por lo pronto, el futuro no se ve especialmente promisorio.
Los expertos meteorólogos estiman que se va a repetir, aún con más fuerza, el fenómeno de El Niño.
Este es el equivalente de un bus en la Alta Guajira.
Si es así, la sequía persistirá y caerá una nueva capa de dificultades sobre esta emergencia lenta pero implacable.
Mientras tanto, los políticos locales siguen en campaña.
Después de un pequeño mitin con los habitantes de Siapana, el equipo de un candidato a la alcaldía dejó pilas de afiches y panfletos.
Una señora comentó: "¡Lo que se habrán gastado en tanto papel!, hubieran traído un poco de arroz".

Fuente:http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/08/150819_colombia_alta_guajira_crisis_nc

anfaby.lo
Miembros muy activos
Miembros muy activos

Mensajes : 781
Puntos a la fecha : 1643
Valoración : 16
Edad : 46
Sexo : Femenino
Fecha de inscripción : 28/07/2011
Localización : buenos aires

Volver arriba Ir abajo

Re: RELATOS DE VIDAS ACTUALES

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 3:36 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.